Estas son las causas del accidente del avión ruso AN-148

Un AN-148, similar al accidentado cerca de Moscú el domingo. EFE

Estas son las causas del accidente del avión ruso AN-148

Los investigadores creen que el congelamiento de los sensores de velocidad aportó datos erróneos a los pilotos del AN-148 caído cerca de Moscú

Los investigadores están cerca de desvelar por qué el avión ruso AN-148, operado por Saratov Airlines, se estrelló cerca de Moscú en la tarde del domingo. Las últimas pericias indican que la congelación de los sensores de velocidad llevó a que los pilotos reciban información incorrecta poco después del despegue desde la capital rusa, y que ha precipitado su caída a tierra.

Así se desprende de los datos extraídos de las cajas negras del avión, que fueron recuperadas en el lugar del siniestro, y que han sido analizadas por los especialistas del Comité Interestatal de Aviación (MAK, en sus siglas en ruso).

Problemas al despegar

El estudio de las cajas negras ha revelado que los sistemas de calefacción de los tres medidores de presión total, que informan a los pilotos de la velocidad del avión, se hallaban desconectados. Así, los datos del registrador señalan que dos minutos y 30 segundos después del despegue comenzaron a producirse divergencias entre los indicadores de velocidad del piloto y el copiloto.

El avión de Saratov Airlines chocó contra el suelo cuando volaba a 800 kilómetros por hora

Poco antes de la colisión el indicador del tablero del piloto mostró un “brusco aumento” de la velocidad, que en el momento choque era de aproximadamente 800 kilómetros por hora, “mientras que el del copiloto era igual a cero”, indica el informe del Comité.

Ahora queda analizar las conversaciones entre los pilotos para deducir si habían reparado en este problema y sus posibles reacciones, y también se analizará el sistema de calefacción de los medidores de presión de este modelo de avión para establecer qué tipos de fallos podrían presentar.

Cómo es el AN-148

El AN-148 es un avión diseñado por la empresa aeronáutica ucraniana Antónov para cubrir rutas de media distancia, con una autonomía de vuelo de entre 2.200 y 4.400 kilómetros, según su configuración. Con un coste unitario del orden de los 30 millones de dólares, el birreactor se fabrica en Ucrania y, bajo licencia, en Rusia.

En el accidente, que ocurrió pocos minutos después del despegue del aeropuerto moscovita de Domodédovo, murieron 65 pasajeros y seis tripulantes.