Cómo una low cost aspira a resucitar el B747

Avatar Airlines aspira a tener una flota solo integrada por Jumbos. Foto: Avatar Airlines

Cómo una low cost aspira a resucitar el B747

La aerolínea Avatar Airlines negocia la compra de 30 Jumbos B747-8 para su flota de bajo coste

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

17/02/2020 - 10:59h

Avatar Airlines es, por ahora, un proyecto de aerolínea. A la espera de que los organismos de EEUU le den luz verde para empezar a volar, anuncia al mundo su plan para conquistar el mercado de bajo coste: operar una flota de 30 Boeing 747 para unir a las principales ciudades de EEUU.

 

El 13 de febrero Avatar Airlines envió a Boeing una carta de intención para comprar 30 aviones B747-8, el más moderno de los Jumbos.

 

La operación implicaría una inversión de 10.000 millones de dólares (9.220 millones de euros), y llevaría de tres a cinco años.

Avatar proyecta adquirir 14 B747-400 usados y luego reemplazarlos con la llegada de 30 B747-800, los Jumbos más modernos

Además la compañía quiere iniciar sus operaciones con 14 B747-400 usados, que luego serán reemplazados por la última generación de la Reina de los Cielos.

Una estrategia a contrasentido

La estrategia de la compañía sorprende en un momento en que las aerolíneas están jubilando a sus B747 a favor de otros modelos de dos motores, más económicos para operar; un destino que también están corriendo los A380.

[Para leer más: La mejor jubilación que un Boeing 747 puede tener]

Para que puedan cerrar sus cuentas, Avatar Airlines proyecta que los Jumbos vuelen al máximo de su capacidad. Y estamos hablando de muchos pasajeros concentrados en un mismo vuelo.

El plan de Avatar Airlines es poner a la venta 42 asientos de primera clase, ubicados en la ‘joroba’ del avión y 539 de la económica. O sea, hasta 581 pasajeros por vuelo.

Pagar por (casi) todo

A bordo, como corresponde con una low cost, habrá que pagar por comer o tomar un café, y si el internet es gratis, será gracias al convenio por publicidad con alguna compañía prestadora de este servicio. Además anticipa que el viajero podrán llevar dos maletas a bordo y que no habrá que abonar un extra por elegir asiento.

Los vuelos no serán directos: realizarán varias escalas para amortizar las operaciones

Otra forma de generar ingresos es vender los espacios del fuselaje, los asientos y los maleteros como espacios publicitarios, como si fuera la camiseta de un club de fútbol.

Solo entre grandes ciudades

La única forma de que un vuelo de bajo coste con un avión tan grande pueda ser negocio es volando entre grandes ciudades. Por ello su plan es conectar Los Ángeles, Las Vegas, Orlando, Dallas, Nueva York, Chicago, Filadelfia, Tampa, Dallas, San Francisco y Phoenix.

[Para leer más: Los Boeing 747 tienen una oportunidad para revivir]

Avatar promociona que los trayectos tendrán una tarifa básica que partirá de los 17 euros, y que ningún billete superará los 91 euros si se compra con una anticipación de 30 días.

También contempla crear un club llamado Fly Free, con una suscripción de alta de 45 euros y una cuota anual de 230 euros, que permitiría volar gratis 48 horas antes del vuelo si hay asientos disponibles. Para ello, solo habría que pagar las tasas aeroportuarias.

Escalas y escalas

Eso sí: los viajes serán como un tren de cercanías que para en todas las estaciones. Por ejemplo, un vuelo partirá desde Los Ángeles, luego hará escala en Las Vegas, seguirá a Nueva York y finalmente aterrizará en Miami. Y pocas horas después, realizará el trayecto inverso.

A menos de que haya pasajeros interesados en un tramo, es difícil que con la gran cantidad de aerolíneas grandes y regionales (muchas de ellas de bajo coste) que operan en EEUU, haya alguien dispuesto a soportar cuatro escalas para llegar a destino.