¿Qué sucedió con el Concorde de Singapore Airlines?

Los vuelos del Concorde de Singapore Airlines afrontaron toda clase de dificultades.

¿Qué sucedió con el Concorde de Singapore Airlines?

Además de Air France y British Airways Singapore Airlines pudo experimentar, aunque sea brevemente, la sensación de los vuelos supersónicos en el Concorde

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

17/08/2019 - 16:00h

El Concorde nació como una apuesta de British Airways y Air France, así como de los gobiernos de Gran Bretaña y Francia, para plantar cara a la hegemonía aeroespacial de EEUU. Pero por la breve vida del avión también pasó Singapore Airlines, que pudo ofrecer a sus pasajeros la experiencia de volar a velocidades nunca vistas a Londres.

En rigor, el Concorde era ‘medio’ de Singapore Airlines, porque la propiedad del avión G-BOAD seguía en manos de British Airways. La compañía británica lo alquilaba, aportaba la tripulación de vuelo y la de cabina alternaba entre una y otra compañía.

La división era tan salomónica que uno de los lados tenía la librea de la aerolínea asiática, y del otro lado se mantenía los colores rojo y azul de British.

Rumbo a Australia

La razón de la aventura asiática es que a mediados de la década de 1970 el aeropuerto de Nueva York-JFK limitó los slots disponibles para que opere el Concorde, informa Simple Flying.

El Concorde tenía una librea con la imagen de Singapore Airlines de un lado y del otro lado estaban los colores de British Airways

Las aerolíneas europeas empezaron a buscar rutas alternativas y Australia surgió en el horizonte. Pero un vuelo Londres-Sídney no podía realizarse directamente, por lo que los directivos plantearon una conexión con varias escalas para cubrir los casi 17.000 kilómetros entre las dos metrópolis.

singapore concorde 3
La librea del lado izquierdo era de Singapore Airlines y la del derecho de British Airways.

Es, de alguna manera, el sueño que Qantas todavía no pudo cumplir, pero que espera realizar por medio de su Proyecto Amanecer.

[Para leer más: Así era el proyecto del Concorde silencioso de Boeing]

La propuesta final fue un vuelo que hiciese escala en Baréin, Singapur y que siga hasta Sídney.

Los primeros saltos del Concorde

El primer tramo, hasta el reino del Golfo, se lanzó en 1976 con tres vuelos semanales en un Concorde con matrícula G-BOAA.

El 9 de diciembre de 1977 el avión supersónico comenzó a operar la ruta a Singapur, en una conexión que duraba un total de nueve horas. Pero nunca llegaron a alcanzar las pistas de Sídney.

Protestas de Malasia

Malasia fue el primer gobierno que puso trabas a la operación. El avión supersónico tenía que cruzar su espacio aéreo a la altura del estrecho de Malaca, pero el gobierno no quería ni hablar sobre el impacto sonoro y la contaminación que acarreaba este avión.

Los gobiernos de Malasia primero y la India después prohibieron que el Concorde cruce sus espacios aéreos

La lectura entre líneas es que la administración malaya presionaba a Londres para tener más slots en el aeropuerto de Londres-Heathrow. Y tampoco tenía ánimos de colaborar con Singapore Airlines, competidora de Malaysia Airlines.

La India se suma al bloqueo

El 24 de enero de 1979 la aerolínea de Singapur volvió a la carga. La solución fue dar un rodeo de 370 kilómetros, que el Concorde cubría en 10 minutos, pero que implicaba un mayor gasto de combustible.

singapore concorde 2
El Concorde bajo Singapore Airlines solo pudo realizar tres vuelos.

Sin embargo, esta vez el que puso el grito en el cielo fue el gobierno de la India, aparentemente por las mismas razones sonoras y ambientales.

Problemas económicos y operativos

Pero los vuelos no tenían el rendimiento económico buscado. De hecho la aventura implicaba un déficit de dos millones de libras anuales.

Además había quejas de los pasajeros por la incomodidad de la cabina, entre los asientos tan pequeños como los de una clase turista y el sonido de los motores, en un viaje de nueve horas.

[Para leer más: Boeing madura un avión que triplicará la velocidad del Concorde]

Cansados de tantas trabas, el 1 de noviembre de 1980 las dos compañías tiraron la toalla y dejaron de volar con el Concorde al pequeño país asiático.

Récords batidos

A pesar de la breve aventura, este avión batió varios récords: fue el que más rápido voló entre Nueva York y Londres en la historia, con dos horas, 52 minutos y 59 segundos.

1280px New York City   Pier 86   Intrepid Sea Air Space Museum   Concorde   (Gentry)
El Concorde usado por Singapore Airlines descansa en un museo de Manhattan.

De las 20 unidades que fueron construidas este fue el que estuvo más tiempo operativo, con un total de 23.397 horas.

El final

Su último vuelo fue el 10 de noviembre de 2003. Varios meses antes Air France y British habían anunciado el final de este avión.

Este Concorde despegó de Londres-Heathrow, aterrizó en Nueva York-JFK y de allí fue trasladado al Intrepid Sea-Air-Space Museum, ubicado en un muelle de Manhattan.

Si alguien quiere conocer al Concorde que más ha viajado en el mundo, descansa allí en silencio. Pero no verá la librea de Singapore Airlines: fue borrada cuando la nave se reincorporó para las rutas sobre el Atlántico Norte.