La conflictividad laboral agota a Ryanair

Los conflictos laborales se multiplican en Ryanair.

La conflictividad laboral agota a Ryanair

A la huelga en Irlanda se suma la de los pilotos de Alemania. En España, Trabajo insta a que solucione el conflicto con los TCP

Este verano Ryanair afronta más conflictos sindicales que nunca. Cuando no se apagaron los ecos de la primera huelga coordinada de tripulantes de cuatro países (España entre ellos), la aerolínea irlandesa se encuentra con el cuarto paro de pilotos de Irlanda.

Este viernes 3 los pilotos de la base de Dublín y otras ciudades de ese país realizarán un nuevo paro. El motivo es el anuncio de la aerolínea de recortar en un 20% su flota y trasladar esos aviones a Polonia. A los 300 trabajadores implicados les dieron dos opciones: trasladarse a ese país o ser despedidos.

Aunque Ryanair argumenta que la decisión es estratégica, los pilotos lo ven como una represalia por la huelga realizada hace dos semanas.

Poco antes, el consejero delegado Michael O’Leary había dicho que la aerolínea tendría que reprogramar el calendario de vuelos en el invierno, con una posible reducción de algunas bases y pérdida de trabajos “en mercados en donde algunos empleados interfieren en nuestras negociaciones con nuestro personal y los sindicatos”.

Ryanair suspenderá 20 vuelos en la isla esmeralda el viernes, pero para el día siguiente quiere sentarse con los pilotos a negociar para evitar que el conflicto aumente de intensidad.

Trabajo obliga al diálogo con los tripulantes

En España también Ryanair volverá a sentarse en la mesa de negociaciones con los tripulantes, pero no por iniciativa propia sino a instancias de la Dirección General de Trabajo.

El objetivo es que la aerolínea y los sindicatos USO y Sitcpla lleguen a un acuerdo tras los dos días de huelga, que implicaron la suspensión de 400 vuelos y la afectación de 100.000 pasajeros solo en España.

Uno de los puntos más conflictivos es el reclamo de los sindicatos a que Ryanair contrate a su personal bajo la legislación española, y no en el marco de la irlandesa, como lo hace actualmente.

Trabajo convoca a Ryanair y a los tripulantes a una quinta reunión para solucionar su conflicto laboral

Esta es la manzana de la discordia con los pilotos, que el viernes 27 presentaron una demanda contra Ryanair ante la Audiencia Nacional. En tanto, descartaron elevar una denuncia por los contratos bajo la figura de los ‘falsos autónomos’, debido a que la aerolínea está pasando a plantilla a numerosos profesionales.

Huelga en Alemania

Otra huelga que oscurecerá el verano en Ryanair es la de los pilotos alemanes. El sindicato Vereinigung Cockpit anunció que realizará un paro como medio de presión para lograr subidas salariales y mejores condiciones laborales.

Todavía no hay fecha fijada para esta medida de fuerza, pero los pilotos dieron a la compañía plazo hasta el 6 de agosto para presentar una respuesta.

En tanto, la aerolínea reconoció al sindicato de tripulantes Ver.di como interlocutor, una acción similar a la tomada en Italia con Anpac/Anpav y con Unite en Gran Bretaña.

O’Leary renuncia a su bonus

Michael O’Leary es uno de los ejecutivos de la industria aérea mejor pagados. En este último ejercicio se llevará 2,3 millones de euros, 950.000 euros menos que los cobrados el año pasado.

La razón es que el directivo renunció a un bonus tras la desorganización que implicó la cancelación de 4.000 vuelos entre septiembre del 2017 y marzo de este año, lo que afectó a 700.000 pasajeros.