La crisis del B737 MAX le cuesta 52 millones de euros a Norwegian

Norwegian cuenta con 18 B737 MAX 8 que no pueden volar. Foto: Norwegian.

La crisis del B737 MAX le cuesta 52 millones de euros a Norwegian

La aerolínea noruega cuenta con 18 B737 MAX paralizados en tierra y reclamará una compensación económica a Boeing por no poder utilizarlos

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

25/04/2019 - 16:42h

Norwegian Air calculó que la factura por la crisis del B737 MAX podrá llegar a los 52 millones de euros. Según precisaron sus directivos en la presentación de resultados trimestrales, la compañía cree que la prohibición de volar de estos aviones se prolongará hasta agosto.

En el primer trimestre del año la compañía noruega disparó sus pérdidas hasta los 155 millones de euros. En el mismo período del año pasado el saldo negativo había sido de 4,78 millones de euros.

[Para leer más: Norwegian mete la tijera: cancela rutas y reduce frecuencias]

En aquel entonces Norwegian tuvo el impacto positivo de la reclasificación de inversiones, por 200 millones de euros, mientras que en este año fue golpeado por la paralización de los B737 MAX y la estacionalidad de la Semana Santa, que cayó en abril.

18 aviones sin poder volar

La compañía de bajo coste es una de las más afectadas en Europa por la prohibición de volar el B737 MAX, medida tomada por la UE, EEUU y gran parte de los gobiernos del mundo tras el segundo accidente de este modelo en cinco meses.

La línea aérea cuenta con 18 B737 MAX que no pueden volar. Hace un par de semanas su consejero delegado Bjorn Kjos había asegurado que exigirá una compensación económica a Boeing por los perjuicios ocasionados.

Norwegian calcula que el coste de la prohibición de volar con los B737 MAX llegará a los 52 millones de euros

"Hemos tenido algunas reuniones productivas con Boeing en las que hemos discutido cómo podemos gestionar las dificultades que la situación del 737 MAX está causando en Norwegian", dijo Kjos.

Medidas urgentes

La compañía escandinava impulsó varias medidas para compensar el déficit de capacidad causado por la inmovilización de los 737 MAX.

Entre estas se encuentran la postergación de la venta de aviones antiguos, el alquiler de aeronaves, el uso de unidades basadas en filiales como Argentina y el aprovechamiento de sus 787 Dreamliner en rutas con alta demanda de pasajeros.

[Para leer más: La factura por la crisis de Boeing: 900 millones de euros al mes]

Asimismo llegó a una acuerdo con Boeing para posponer la entrega de 14 B737 MAX, que debían ser recibidos entre este año y el que viene. Esta operación le permitirá reducir los gastos de capital en 1.885 millones de euros.

Boeing recorta sus beneficios

En cuanto a Boeing, el gigante aeronáutico registró un 13% menos de beneficios, hasta llegar a los 2.149 millones de euros.

Los problemas con el B737 MAX le obligaron a suspender sus estimaciones para el 2019. Antes de la crisis la compañía calculaba llegar a un beneficio de entre 97.265 y 103.000 millones de euros. En cuanto a las entregas, proyectaba alcanzar las 905 unidades.

Según el banco JP Morgan la prohibición de vuelos del B737 MAX y la paralización en la fabricación le costará al fabricante unos 900 millones de euros al mes.