La crisis del B737 MAX tumba al CEO de Boeing

El CEO de Boeing, Dennis Muilenburg, deja su cargo arrastrado por la crisis del B737 MAX. Foto: EFE.

La crisis del B737 MAX tumba al CEO de Boeing

Dennis Muilenburg renuncia a su cargo de consejero delegado de Boeing, arrastrado por la crisis de ventas e imagen pública que lleva casi un año

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

23/12/2019 - 16:29h

Dennis Muilenburg no pudo resistir el vendaval desatado por la crisis del B737 MAX y fue forzado a dejar su cargo de consejero delegado de Boeing el próximo 13 de enero. El actual presidente, David L. Calhoun, ocupará sus funciones ejecutivas.

Según anunció la compañía en un comunicado antes de la apertura de los mercados en Wall Street, Muilenburg será reemplazado interinamente por el director financiero de la compañía, Greg Smith hasta que Calhoun deje de lado los compromisos que no está relacionados con la dirección de Boeing.

Objetivo: recuperar la confianza

El fabricante norteamericano informó que el objetivo del recambio es restaurar la confianza y reparar las relaciones con sus clientes, los accionistas y los organismos reguladores.

La crisis del B737 MAX llevó a una estrepitosa caída de ventas en Boeing

La renuncia llega una semana después de que Boeing confirmara de que paralizará la fabricación del B737 MAX, modelo que tiene prohibido volar desde marzo de este año, después de que se hayan producido dos accidentes fatales en Indonesia (en octubre de 2018) y en Etiopía (en febrero).

[Para leer más: Boeing deja de fabricar el B737 Max de forma indefinida]

Entre ambos sucesos hubo que lamentar 346 víctimas, y las posteriores investigaciones relevaron que la causa del accidente fue por un fallo de software de navegación, y no por errores humanos, como se pretendió presentar en un principio.

Prohibición en cadena

Esto llevó a que las aerolíneas decidieran dejar de operar con este avión mientras que los organismos reguladores de todo el mundo, en un par de días, decidieran prohibir los vuelos de los B737 MAX. Unos 370 aviones están varados en tierra desde ese entonces.

La onda expansiva llegó a las ventas: hasta noviembre la compañía había recibido 240 pedidos de compras, cuando en el 2018 había logrado vender 893 unidades.

[Para leer más: Boeing presenta un nuevo avión que no puede volar]

Periódicamente Muilenburg anunciaba de que en breve la FAA (Administración Federal de Aviación) y otros organismos reguladores iban a permitir el regreso del B737 MAX, pero la luz verde todavía sigue sin aparecer.

Demoras en los lanzamientos

La crisis también repercutió en la demora del lanzamiento del B777X, que será el bimotor de fuselaje ancho más grande del mundo, así como en la postergación del desarrollo de otros modelos como el futuro NMA (acrónimo de Nueva Aeronave de Mitad de Mercado), que se lo conocería como B797.