El Defensor del Pueblo: ‘Aena llena los aeropuertos de tiendas’

El Defensor del Pueblo alerta que la expansión de las tiendas limita los espacios públicos en los aeropuertos.

El Defensor del Pueblo: ‘Aena llena los aeropuertos de tiendas’

El Defensor del Pueblo alerta de que Aena convierte a los aeropuertos en centros comerciales en perjuicio del tránsito de los pasajeros

Para que Aena haya podido lograr un beneficio récord de 1.232 millones de euros (+5,8%) en el último año, ha tenido que esforzarse para sacar el mayor rédito posible de sus activos.

Mientras espera poner en marcha un megaproyecto inmobiliario en 328 hectáreas que implicará una inversión de 1.264 millones de euros, el gestor aeroportuario ha buscado en los últimos años potenciar a los aeropuertos como grandes centros comerciales en perjuicio de los pasajeros.

Perjuicio a los pasajeros

El Defensor del Pueblo, en su último informe anual, precisa que ha recibido numerosas quejas de usuarios por la pérdida de espacio público en los aeropuertos, “debido a la tendencia a transformarlos en áreas comerciales, con una nueva organización orientada a la rentabilidad”.

El informe de la organización dirigida por Francisco Fernández Marugán precisa que la expansión de locales, que invaden el paso para llegar a las puertas de embarque, llega al extremo de obligar a los pasajeros a transitar “por el interior de los establecimientos comerciales”.

El Defensor del Pueblo alerta que los pasajeros tienen que atravesar el interior de los comercios para llegar a las puertas de embarque

Según el Defensor, la privatización de Aena trajo como consecuencia cambios en la gestión de los aeropuertos españoles, ya que la empresa mixta –pero con mayoría del Estado, a través de Enaire- adoptó una serie de decisiones para aumentar sus ingresos mediante la gestión del espacio público.

Enfrentamientos con Aena

En más de una ocasión el ente presidido por Jaime García-Legaz negó al Defensor del Pueblo el permiso para investigar las quejas de los ciudadanos, a lo que el organismo recordó que debe someterse a su supervisión al ser una empresa con mayoría pública.

El agua, con precios máximos

Una de las quejas más frecuentes sobre Aena es el excesivo precio de las botellas de agua. Cuando un pasajero atraviesa los controles de seguridad tiene que dejar todos los envases para líquidos mayores de 100 ml, por lo que se ven obligados a comprar agua en las expendedoras automáticas del área de espera o en los bares del lugar.

Tras varias reclamaciones, y luego de las gestiones del Defensor del Pueblo, Aena se comprometió a instalar expendedores de agua potable y a limitar el precio de venta del agua mineral a 1,60 euros en las máquinas de vending.