EEUU permitirá llevar líquidos en los vuelos

Los escáneres 3D se pondrán en marcha en 40 aeropuertos de EEUU para fin de año.

EEUU permitirá llevar líquidos en los vuelos

La administración de seguridad aeroportuaria pone en marcha nuevos escáneres que permitirán viajar con botellas de agua

Los pasajeros no son los únicos que se fastidian cuando deben quitar botellas de agua, la pasta dental, alguna mermelada, el portátil y otros elementos que están prohibidos en cabina o que deben ser apartados para una nueva revisión. Incluso hasta los cacahuetes habían sido vetados en los vuelos en EEUU.

Los agentes de seguridad encargados de los filtros insumen mucho tiempo en pedir a los viajeros que saquen estos artículos, solicitarles que vuelvan a pasar por el escáner, tener que revisar hasta los zapatos, y aguantar las discusiones, malos modos y agresividad de los pasajeros intolerantes.

Nuevos escáneres en 3D

Pero la nueva generación de escáneres en 3D podría cambiar esta situación. La Administración de Seguridad en el Transporte de EEUU (TSA) implementó 15 unidades de este tipo en aeropuertos como el de John Kennedy en Nueva York y el de Logan en Boston.

Estos escáneres realizan un barrido de cientos de imágenes del equipaje en una fracción mínima de tiempo, mientas que los rayos X tradicionales analizan la maleta desde dos ángulos.

Las imágenes en 3D de los equipajes permiten tener un mejor control de los artículos que lleva un pasajero

Es una tecnología similar a los aparatos que realizan tomografías en los centros médicos, que permiten tener una imagen en tres dimensiones del cuerpo humano.

Controles más precisos

En el caso del equipaje, esta mejor resolución permite a los vigilantes de los controles tener mucha más precisión del contenido de un equipaje, y pueden diferenciar con claridad si lo que lleva esa botella es agua o un líquido que puede ser potencialmente peligroso.

El primer paso de la TSA es que estos nuevos aparatos se instalen en 15 aeropuertos más, como los de Los Ángeles, Las Vegas, Washington, Chicago y Houston, entre otros. Para fin de año, ya habrá 40 terminales con este sistema y para el 2019, se llegaría a 145 aeropuertos en ese país.

Evitar el colapso

Con esta nueva generación de escáneres, el tiempo de control en los filtros se reduciría rápidamente. Ese es uno de los problemas que preocupan a los gestores de los aeropuertos, porque ven que el tráfico de pasajeros crece año a año, pero en paralelo también aumentan las medidas de control sobre los viajeros.

La situación de colapso no solo se da en que las infraestructuras están cerca del límite de sus operaciones, sino que los usuarios insumen cada vez más tiempo en el proceso previo al embarque.

El otro punto conflictivo es la demora que se produce en el control de pasaportes. Para agilizarlo, diversos aeropuertos del mundo cuentan con sistemas de reconocimiento facial que, además de garantizar una mayor seguridad, permite que el proceso sea más rápido, y en donde no será necesaria la asistencia de los funcionarios de migraciones para verificar los datos y dar paso al viajero.