El B747 ASB: el avión que casi entierra al B777

El 747 ASB fue proyectado para vuelos ultra largos. Pero al final Boeing decidió archivarlo. Imagen: Shipbucket.

El B747 ASB: el avión que casi entierra al B777

A mediados de los ’80 Boeing proyectó un modelo del B747 más pequeño para competir contra el A340. Pero la historia dio un giro inesperado

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

05/07/2019 - 18:40h

El B777 estuvo muy cerca de no ver la luz. O al menos, de no nacer a mediados de los ’90, porque una década antes en Boeing hubo planes para que una versión más pequeña del B747 plante cara al A340.

Se trataba del B747 ASB, acrónimo de Advanced Short Body (Fuselaje Corto Avanzado); una solución rápida que el fabricante norteamericano propuso para satisfacer las demandas de las líneas aéreas sin necesidad de construir un nuevo avión. Pero las compañías miraron para otro lado.

Una evolución del B747 SP

La irrupción del cuatrimotor A340 y el McDonnell Douglas MD-11 llevó a Boeing a pensar en una variante del B747 para vuelos de largo radio que puedan transportar a un promedio de 300 pasajeros.

El B747 ASB fue proyectado para competir contra el A340 y el MD-11, aviones de largo radio que podían transportar entre 250 y 300 pasajeros

La idea de Boeing fue plantear una evolución del B747 SP, modelo ultra largo radio de doble pasillo y fuselaje corto que, con 6,5 metros menos que el elegante B747-100, parecía el hermano gordito de la familia.

A este modelo se le iba a dotar una serie de avances tecnológicos que ya se estaban implementando en el B747-400.

[Para leer más: B747, la Reina de los Cielos en vías de extinción’]

De esta manera Boeing se evitaba el largo rodeo de tener que diseñar un nuevo modelo, probarlo y esperar al menos cinco años hasta sacarlo al mercado.

ASB 747Diferentes variantes para el B747 ASB con motores Pratt & Whitney, General Electric y Rolls-Royce.

El proyecto contemplaba que pueda transportar a 295 pasajeros con un alcance de 15.000 kilómetros.

Era un término medio entre lo que podía ofrecer el B747-400 (hasta 416 plazas con un alcance de 14.200 kilómetros) y el B747SP (apto para llevar a 276 viajeros, con un rango de 10.800 kilómetros).

Armas contra la competencia

¿Y contra quiénes competía? En el caso del A340-200, podía transportar a 261 pasajeros por 14.100 kilómetros. O sea, Boeing presumía que tenía un rango de casi 1.000 kilómetros más.

En cuanto al MD-11, Boeing aseguraba que el B747 ASB podría viajar 30 minutos más rápido. Pero como el proyecto quedó en los papeles, es imposible comprobarlo.

Una habitación para la tripulación

Concebido para distancias ultra largas, los ingenieros crearon una sección para el descanso de los miembros de la tripulación en la parte trasera del avión.

ASB 747 interior
El B747 ASB contemplaba un habitáculo para el descanso de la tripulación.

Se trataba de un habitáculo bajo, de 1,5 metros de alto, con dos literas de tres camas cada una y cuatro asientos. En los planos no se ven ventanillas exteriores, por lo que todo el tiempo habrían tenido que viajar con luz artificial.

La caída del proyecto

El proyecto comenzó a tomar forma en 1986 y dos años después quedó archivado. ¿Qué fue lo que pasó? Esos eran tiempos complicados para la industria aeronáutica: el precio del combustible estaba alto y las aerolíneas buscaban reducir costes como sea.

Para el descanso de la tripulación los ingenieros diseñaron un habitáculo con seis camas y cautro asientos, ubicado en la parte trasera del avión

Tener en la flota aviones de cuatro motores como el B747 o el A340, por más de que vuelen con un alto porcentaje de ocupación, era un negocio difícil de afrontar.

[Para leer más: Cuando Boeing soñó con un B747 más grande que nunca]

Boeing decidió cambiar el rumbo de su estrategia. En esos años comenzaron a abrirse camino modelos de fuselaje ancho y dos turbinas como el A330, y el fabricante apostó por un modelo de esas características.

Pan Am Boeing 747SP 2
El B747 ASB se planteaba como una evolución del B747 SP.

Así fue como el proyecto del B747 ASB quedó guardado en cajón y dos años después el mundo comenzaría a conocer al futuro B777, que heredaba las características del B767 pero con un fuselaje más largo y grande.

En su proceso de diseño participaron, por primera vez, algunas de las aerolíneas más importantes del mundo, como United, American, Delta o British Airways.

Al poco tiempo el A340 y el MD-11 comenzarían a ser desplazados del mercado. La era de los grandes bimotores estaba llegando, y ahora Boeing promete una nueva revolución con el B777X, el modelo de dos turbinas más largo del mundo.