El golpe en British Airways se queda en turbulencias

El sector aéreo teme un "brexit" sin acuerdos. En la imagen, aviones de British Airways en Londres. Foto: Archivo

El golpe en British Airways se queda en turbulencias

El grupo aeronáutico se recupera en bolsa y los analistas no prevén grandes afectaciones en los resultados finales

Carles Huguet

BARCELONA

31/05/2017 - 17:04h

British Airways remonta el vuelo. Tras una semana en la que se ha llegado a poner la cabeza de su consejero delegado, Álex Cruz, en la picota, la compañía recupera la normalidad y el valor vuelve a ascender en bolsa. La capitalización de International Airlines Group –que también engloba a Iberia, Vueling y Aer Lingus-- ya es sólo de 75 millones menos que antes del error informático que obligó a suspender las operaciones y los analistas mantienen el optimismo sobre la rentabilidad del grupo aeronáutico.

Un informe del Banc Sabadell defiende que el impacto económico se quedará en los 100 millones de euros, indemnizaciones a los pasajeros incluidas, y muy inferior a los 600 millones que se barajaban el pasado martes. La acción ha ganado terreno a pesar de que este miércoles cae un 0,5%, todavía lejos de los 8 euros que vislumbran en la entidad como precio objetivo.

Con la práctica totalidad de los aviones saliendo ya en hora desde los aeropuertos londinenses de Heathrow y Gatwick, la entidad cree que el mercado volverá a valorar “la tendencia positiva” en la operativa de la compañía. Además, insiste en que el Ebitda del grupo será bastante superior a los 2.730 millones de euros que los expertos dan como consenso.

Mientras, British Airways insiste en desvincular el fallo informático a la deslocalización de parte del departamento técnico a la India. “La situación se ha generado por un problema de suministro eléctrico y una implementación errónea y anómala de los sistemas de cobertura”, asegura al Sabadell.

Recuperada la normalidad, los esfuerzos se centran ahora en medir el impacto a largo plazo. “La compañía ha confirmado que ya está operando casi a pleno rendimiento, pero los accionistas de IAG todavía hacen cuentas del fin de semana calamitoso”, cuenta George Salmon, analista de Hargreaves Lansdown. “El coste a largo plazo para la reputación de la aerolínea para vincularse con un servicio de primera calidad podría ser muy superior”, añade.