Fracasan las negociaciones con la seguridad de El Prat

En 2017 las colas para pasar los controles de seguridad llegaron a tener más de tres horas de demora. EFE

Fracasan las negociaciones con la seguridad de El Prat

Los trabajadores de seguridad del aeropuerto no alcanzan un acuerdo con la empresa y Aena para levantar las huelgas

El primer intento por solucionar el conflicto con los trabajadores de seguridad de El Prat fracasa. Desde las 9.00 horas el comité de huelga de Eulen, los representantes de la empresa y Aena han mantenido maratonianas reuniones que acabaron a última hora del viernes sin ningún tipo de avance. "No vemos muy por la labor ni a la empresa ni a Aena", dijo Purificación Infante, miembro del comité, que ha asegurado que no se ha avanzado en prácticamente ningún aspecto respecto a las primeras reuniones del día.

Desde el mediodía estos representantes se encuentran en la Secretaría de Trabajo de la Generalitat, que está mediando en el conflicto. Allí el secretario de Trabajo, Josep Ginesta, dijo que busca “construir un espacio de confianza para hacer un paréntesis provisional de las convocatorias de huelga”, y retomar las negociaciones la próxima semana.

El abogado de los trabajadores, Leopoldo García, dijo que se ha avanzado poco en las reuniones y afirmó que no ve un acuerdo cercano. “Hay varios aspectos que no son exclusivamente retributivos, no son cuantificables y por lo tanto es difícil llegar en un espacio corto de tiempo a acuerdos que permitan la desconvocatoria de la huelga”, precisó a EFE. Si no hay solución inmediata, los trabajadores realizarán huelgas parciales en cuatro turnos durante el sábado, domingo y lunes, y a partir del 14 de agosto emprenderán paros indefinidos de 24 horas.

Colas de hasta tres horas de demora

El primer día de huelgas parciales se llegaron a formar colas que, en los peores momentos, alcanzaron hasta las tres horas de demora. Cuando se retomaban los servicios al 100%, el tiempo de espera oscilaba entre una hora y 30 minutos. Un cuadro que se sumaban al cansancio y la tensión de los pasajeros.

Uno de los problemas que surgieron en la caótica jornada es que muchos pasajeros decidieron llegar a El Prat con cuatro o más horas de anticipación, pero al momento de facturar, algunas aerolíneas le impedían realizar el check in. Conclusión: tras esperar en vano, luego tenían que sufrir la demora en atravesar los controles de seguridad.

Mientras que la empresa Eulen afirma que cumple con el convenio colectivo de los trabajadores, los trabajadores reclaman mejores condiciones laborales y más personal para atender a la demanda de viajeros que se incrementa en estos días de recambio vacacional. Aena, que al principio evitó involucrarse en las negociaciones, aceptó sentarse con los trabajadores y Eulen, un punto que los primeros consideraban claves para avanzar hacia algún acuerdo.

Los cruces entre empresas y trabajadores fueron en aumento cuando se reveló un audio en el que la presidenta del comité de huelga, Genoveva Sierra, pedía que los empleados trabajen con exceso de celo para crear colas y que la protesta tenga repercusión en los medios. “Si no hay colas está todo perdido”, se escucha decir a Sierra en la grabación.