El cerebro del caos en El Prat amenaza con nuevas huelgas

Juan Carlos Giménez habla con miembros del comité de huelga de El Prat, en agosto de 2017. EFE

El cerebro del caos en El Prat amenaza con nuevas huelgas

El asesor de los vigilantes advierte que la renuncia de Eulen a la licitación en El Prat puede traer nuevos conflictos laborales en la seguridad

Eulen se sumó a las grandes empresas de seguridad que rechazaron el nuevo megacontrato de Aena para la vigilancia de sus aeropuertos.

Esta decisión, al menos para los lotes más importantes, ya había sido tomada por Prosegur y Securitas.

Las tres compañías argumentan que con las nuevas condiciones de los pliegos, por un total de casi 360 millones de euros no hay negocio posible.

Nuevos acuerdos en la licitación

Aena aumentó un 26% el importe de licitación, pero adjuntó los acuerdos entre empresas, sindicatos y representantes ministeriales que garantizaban aumentos y nuevos pluses salariales.

El pensamiento de las empresas también es secundado por los representantes sindicales. La UGT advirtió que por más que se busquen las propuestas económicas más bajas de los oferentes, se debería incluir un filtro de calidad empresarial que permita competir “en base a criterios de calidad, solvencia y responsabilidad social”.

Vuelve el fantasma de las huelgas

Juan Carlos Giménez, el representante sindical de los empleados de Eulen en Barcelona-El Prat que asesoró en las huelgas de agosto, advirtió que con la nueva licitación de Aena “puede haber conflictos que perjudiquen a los trabajadores, y finalmente, a los viajeros”.

Giménez es presidente del sindicato Prou, una central obrera pequeña que en agosto había logrado coptar el comité de huelga de Eulen y motorizó la protesta que derivó en la intervención del Gobierno, y luego, en un laudo arbitral que generó las condiciones ahora impuestas en la licitación.

Según el sindicalista de seguridad, “las empresas sacarán sus beneficios del salario de los vigilantes”

“A las empresas no le salen los números”

Este sindicalista dijo que las empresas como Eulen, Prosegur y Securitas se retiran “porque no le salen los números”. Y quien pueda resultar ganadora del proceso, para obtener beneficios, “deberían sacarlo de alguna manera de los salarios de los vigilantes”.

Según Giménez, en caso de conflicto Aena argumentará que es un problema entre la empresa y los trabajadores.

Tomando como ejemplo la huelga indefinida que realizan parte de los empleados de locales gastronómicos de El Prat, Giménez afirmó que “en cada licitación que cursa Aena, acaba siendo un conflicto que pagan los trabajadores y luego no se hace cargo, alegando que es tema de la empresa y estos mismos”.