El retiro más inesperado para un Boeing 747: ser pantalla de cine

Aviones de guerra usados por Qantas, una de las escenas del viaje multimedia. Foto Qantas Founders Museum

El retiro más inesperado para un Boeing 747: ser pantalla de cine

Un B747-200 de Qantas se utiliza para proyecciones de temas históricos en un museo de aviación en Australia

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

26/06/2020 - 10:58h

En estos meses en que las aerolíneas dejan aparcados a gigantes como el A380 y el B747, hay un Jumbo que no vuela pero que tiene más trabajo que nunca. Se trata del Ciudad de Bunbury, un B747-200 de Qantas de 41 años que vive una jubilación dorada reconvertido en pantalla de cine.

Los 635 metros cuadrados de superficie del fuselaje se convirtieron en el lienzo en el que el Qantas Founders Museum proyecta un espectáculo multimedia sobre la historia de la aerolínea y las raíces nativas del país.

Combate en la Primera guerra Foto Qantas Founders Museum

Combate en la Primera Guerra. Foto Qantas Founders Museum

Miles de hora de trabajo

La proyección, que demandó una preparación de 11.000 horas de producción y otras 2.000 para adaptar la proyección a la forma del avión (con joroba incluida), forma parte de los festejos del museo en conmemoración del centenario de la aerolínea australiana.

Los 635 metros cuadrados del fuselaje del Jumbo son la pantalla donde se proyecta un espectáculo que describe la historia de Australia y de Qantas

Tras el cierre por la pandemia, este museo ubicado en la soledad del outback australian, reabrió sus puertas el 1 de julio.

[Para leer más: La jubilación dorada de los B747 retirados]

Este centro dedicado a la historia de Qantas (pero que no pertenece a la aerolínea) cuenta, además del Jumbo, con un Boeing 707, un Super Constellation y un DC-3, entre otras aeronaves, maquetas y fragmentos de aviones históricos.

Un mundo submarino en el fuselaje. Foto Qantas Founders Museum

Un mundo submarino en el fuselaje. Foto Qantas Founders Museum

Viaje por la historia

La proyección es un viaje que comienza con escenas acuáticas en la prehistoria y que luego recurre a la historia de los nativos de Australia como un hilo argumental para presentar los cambios de Qantas en sus 100 años de vida.

Así se puede ver los motivos aborígenes de las libreas de los aviones, como la del B747-400 que presentaba una muestra de arte nativo entre 2003 y 2011, describe Forbes.

 


Fragmentos del espectáculo ‘Luminescent Longreach’

También se ven escenas de lucha de biplanos en la Primera Guerra Mundial y de los ‘botes voladores’ (hidroaviones) que Qantas usaba en la Rose Bay de Sídney.

[Para leer más: La mejor jubilación que un Boeing 747 puede tener]

Los espectadores también pueden comprender, gracias a la técnica de mapping, cómo es un corte del B747 en la cabina, la bodega y en los mandos.

¿Como se ve un Jumbo por dentro . Foto Qantas Founders Museum

¿Cómo se ve un Jumbo por dentro . Foto Qantas Founders Museum

Por la pantalla del avión se recorre la historia de Australia y de Qantas desde la prehistoria, con un énfasis en la cultura de los pueblos nativos

El museo se encuentra en el pueblo de Longreach, en el corazón del estado de Queensland. La ciudad más importante de la costa, Brisbane, se encuentra a más de 1.200 kilómetros; por lo que la realización de este espectáculo multimedia por la noche aspira a promover las pernoctaciones y el turismo en este rincón de Australia.

Nuevas oportunidades

Ya con más de 50 años de vida, los Boeing 747 que son retirados muchas veces terminan en una planta de desguace. Pero como en este centro de Australia, hay aeronaves que vuelven a la vida reconvertidos en hoteles, restaurantes, como pieza de museo o incluso como lanzadera de cohetes espaciales o conejillo de Indias para probar nuevos motores.

La expansión de QantasAviones de guerra usados por Qantas. Foto Qantas Founders Museum

La expansión de Qantas. Foto Qantas Founders Museum