El último viaje del A380

Partes del último A380 atraviesan la localidad francesa de Levignac. Foto: Twitter Aviation Toulouse

El último viaje del A380

Como un cortejo de despedida las partes del último A380 atravesaron diferentes pueblos franceses hasta la planta de montaje de Airbus en Toulouse

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

02/03/2020 - 10:16h

Los residentes de los pueblos de Levignac y L’Isle-Jourdain, al sur de Francia, se despidieron de la caravana nocturna que periódicamente atraía a fanáticos del A380: las partes del que será el último avión de cuatro motores de Airbus pasaron a pocos metros de las viviendas, en un trayecto que se venía realizando desde hace más de una década.

Las alas, la nariz, el fuselaje y otras secciones del avión fueron llegando desde diferentes puntos de Europa en su camino a las fábricas de Airbus en Toulouse, donde serán ensambladas para dar forma a un A380 que será entregado a Emirates a fines del 2021.

Parte por parte

Este avión, el más grande del mundo entre las aeronaves comerciales, se arma como un gigantesco Lego en esa ciudad del sur de Francia.

 

 

Por ejemplo, las alas son fabricadas en Broughton (Gales), varias secciones del fuselaje en Hamburgo y Saint-Nazare (Francia), mientras que el timón de cola y el estabilizador provienen de Cádiz.

Como un gigantesco Lego, las partes del Airbus se ensamblan en Tolouse tras haber sido fabricadas en cuatro países europeos

Algunos componentes más fáciles de transportar llegan en un impresionante Beluga XL, pero otras partes lo hacen en barco con un último trayecto en camiones, en un recorrido especialmente diseñado por el gobierno francés llamado Itinérarie a Grand Gabarit.

[Para leer más: ¿Por qué nadie quiere al A380?]

Por ejemplo, algunas secciones son recibidas en el puerto de Burdeos, donde remontan el curso del río Garona hasta la ciudad de Langon. Por el gran tamaño de estas piezas, que pueden tener 50 metros de largo, ocho de ancho y 14 de altura, las barcazas las traspasan a gigantescos camiones, que viajan a 18 kilómetros por hora y de noche para llegar a destino.

A380 nariz French Painter Twitter

La nariz del A380 en su paso por Levignac. Foto: Twitter Aviation Toulouse

El cortejo del A380

Cabe aclarar que entre el 2002 y el 2003 el gobierno galo movió cielo y tierra para que esta ruta de 240 kilómetros sea posible, con el rediseño de curvas y rotondas, el añadido de carreteras adicionales y la creación de desvíos para no cruzar centros poblados de un trazado muy complicado.

Desde Langon el convoy de transportes atraviesa 18 pueblos franceses, de los que en algunos como Levignac son un suceso porque los camiones con las partes del futuro avión pasan a pocos metros de las casas.

En pueblos como Langon el convoy con las partes del A380 pasa a pocos metros de las casas

El miércoles pasado cientos de vecinos y numerosos devotos del A380 se congregaron en las calles para fotografiar el paso del convoy de transporte y despedirse del coloso de los aires.

A380 alas French Painter Twitter

La dedicatoria de los operarios de Broughton en las alas del A380. Foto: Twitter Aviation Toulouse

Allí pudieron fotografiar el mensaje de despedida que dejaron los operarios de la planta de Gales: “Alas del último A380. Nosotros lo hicimos volar”.

El fin de un sueño

El primer A380 fue entregado en el 2007 a Singapore Airlines, y desde ese entonces en Toulouse se han fabricado 242 aeronaves de este tipo. Todavía quedan unos ocho aviones por terminar de construirse, de los que uno irá a All Nippon Airways y el resto a Emirates, el principal operador de este modelo.

[Para leer más: Airbus: el A321 llena el vacío dejado por el A380]

Cuando a fines de 2021 se entregue el último A380, las máquinas se paralizarán y comenzarán a ser desarmadas y readaptadas para fabricar otros aviones de Airbus, como el A321. Así será el final de un sueño que habrá durado 14 años.