Emirates deja de confiar en el A380

Emirates ya no confía en el A380 para la expansión de sus rutas.

Emirates deja de confiar en el A380

Emirates está actualizando sus rutas en las que el A380 tiene cada vez menos presencia, y en las que ganan terreno modelos como el A330neo y el A350

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

29/04/2019 - 17:50h

El principal propietario de los A380, Emirates, está rediseñando sus rutas de largo radio donde este avión pasará a tener una presencia menor en los próximos años. La apuesta de la aerolínea del Golfo, para reducir costes, es darle más protagonismo a modelos más rendidores.

El A380 ha sido la piedra angular de su estrategia en la última década, basada en vuelos a hubs principales para transportar a un elevado número de pasajeros (estos aviones están configurados con 489 plazas).

[Para leer más: ¿El A380 es rentable para Emirates?]

La piedra angular de Emirates

Emirates se volcó por ofrecer más plazas en las clases superiores, que sumado a una frecuencia de vuelos intensa, permitieron que los A380 sean redituables. Por ello mismo, la compañía dedicó una abultada inversión para contar con una flota de 108 aviones de este modelo.

Emirates logró que los A380 tengan un buen rendimiento económico gracias a maximizar las ventas de plazas en las categorías superiores

Pero en los últimos nueve meses la compañía de Dubái ha reorganizado sus rutas para que tengan un mejor rendimiento tanto para la compañía como para el emirato (recordemos que su propiedad es del gobierno dubaití, en los Emiratos Árabes Unidos), precisó su presidente Tim Clark en una convención de la industria de los viajes realizada en Arabia.

El principal hub del mundo

Dubái se convirtió en el aeropuerto con más tráfico internacional del mundo: de los 90 millones de pasajeros que aterrizan o despegan cada año, 89 millones son extranjeros.

Gran parte del éxito se debe a la política estratégica de Emirates, su principal aerolínea. Pero la compañía tiene el desafío de buscar nuevas rutas, en momentos en que el Golfo atraviesa turbulencias económicas y políticas.

El futuro de Emirates

Clark reconoció que Emirates no creció en el último ejercicio por la inestabilidad de la región. “Pero eso nos dio tiempo para planificar cómo será nuestra red en los próximos cinco o diez años, y saber qué aeronaves podrán encajar en ella”, dijo el directivo.

[Para leer más: Congestión en los aeropuertos, la tabla de salvación del A380]

Según cita Bloomberg, Clark explicó que Airbus rechazó realizar un upgrade del A380, lo que llevó a la compañía a reducir las órdenes de compra pendientes de 53 a 14 unidades, y a descartar a este avión de cuatro motores en las nuevas rutas de largo radio.

Esta decisión, ya se sabe, fue la puñalada que terminó por condenar a este coloso de los aires, que se dejará de fabricar en dos años. “Airbus nos dejó dos opciones: comprar la misma aeronave o marcharnos”, describió el presidente.

La futura ausencia de los A380 pone en aprietos a aeropuertos como el de Londres-Heathrow, que están al límite de su capacidad

En las negociaciones Emirates dejó de lado los 39 A380 comprometidos a cambio de adquirir 70 A330neo y A350, modelos de doble pasillo pero con dos motores, más rendidor pero con una menor capacidad (en el orden de los 278 y 348 pasajeros, respectivamente).

El desafío de los aeropuertos

El consejero delegado del aeropuerto de Dubái, Paul Griffiths, había dicho que el cese del programa del A380, así como la decisión de Emirates, representa un desafío para las mayores terminales del mundo.

El Airbus A380 número 100 recibido por la aerolínea Emirates.
El Airbus A380 número 100 recibido por Emirates.

En el caso del futuro aeropuerto Al Maktoum, indicó el ejecutivo, podrá adaptarse al cambio: de hecho el proyecto contempla que sea 10 veces más grande que el actual aeropuerto internacional de Dubái, con cinco pistas y capaz de gestionar el tránsito de 120 millones de personas.

Pero el problema lo tendrán hubs que están al límite de su capacidad, como el de Londres Heathrow, donde los A380 de Emirates, British Airways y otras compañía sirven para descomprimir el crecimiento de pasajeros y operaciones.

Si estos gigantes dejaran de volar en cinco o diez años (una decisión que ya están tomado Qatar Airways, Air France y Lufthansa), se necesitarán más aeronaves para poder reemplazarlos.