Emirates condena al A380 a la incertidumbre

Emirates congela la compra de 36 aviones A380 a Airbus.

Emirates condena al A380 a la incertidumbre

Emirates congela su compra de 36 aviones A380 por desacuerdos con el fabricante de motores Rolls-Royce

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

09/10/2018 - 18:45h

La mejor opción comercial que tiene Airbus para salvar el programa del A380 está en peligro. Emirates cuenta con una orden de compra de 14.000 millones de euros por 36 aviones, pero este pedido se encuentra en un punto muerto por desacuerdos de la aerolínea de Dubái con el fabricante de motores Rolls-Royce.

Según informa Bloomberg, Emirates y Rolls-Royce no se ponen de acuerdo sobre el precio de las turbinas y el consumo de combustible, en un tipo de motor que no llega a los parámetros de rendimiento que busca la aerolínea.

El conflicto postergó el plazo que se habían marcado las empresas para seleccionar los motores, y la primera entrega se demorará (al menos) hasta el 2020.

El salvavidas al 380 se pincha

Airbus necesita imperiosamente que la venta llegue a buen puerto. En enero había anunciado que el programa del A380 estaba en un serio peligro por la falta de interés de las aerolíneas, que prefieren modelos de dos turbinas que presentan un mejor rendimiento de combustible como el A350 o el B787 Dreamliner.

Si se rompe el acuerdo con Airbus, Emirates tendrá problemas para revender los A380 de su flota

Emirates se convirtió en el salvavidas esperado, al anunciar la mega operación de compra. La aerolínea dubaití es el principal cliente del gigantesco avión, con una flota de 142 aeronaves de este tipo, la mitad de todos los A380 que están en operaciones en el mundo.

Cambio de turbinas en el A380

Gran parte de la flota de Emirates vuela con motores fabricados por General Electric y Pratt & Whitney, pero Airbus decidió cambiar a las turbinas de Rolls-Royce en 2015. Para el traspaso el fabricante inglés recibió un encargo para dotar de motores a 50 aviones, una operación de 8.000 millones de euros que fue un hito comercial.

Pero Rolls-Royce, dice Bloomberg, no pudo cumplir con las mejoras prometidas de consumo de combustible, lo que provoca el enojo de Emirates.

Rolls-Royce acumula problemas

Engine Alliance, la joint venture entre General Electric y Pratt & Whitney, rechazó equipar de motores a los 36 futuros A380 de Emirates, porque hace años que no tienen nuevos encargos, y prefiere concentrar su producción en otros modelos.

Rolls-Royce, por otra parte, afronta un rosario de problemas con los motores Trent 1000 Package B y C, utilizados en los B787 Dreamliner.

El problema de la reventa

Si la compra de los 36 A380 se cae, Emirates será uno de los grandes perjudicados, porque perdería un importante valor de reventa de sus aviones.

La incertidumbre por el futuro de este modelo había llevado a Airbus a reducir su producción de 15 unidades a seis anuales, mientras buscaba nuevos clientes.

Pero las aerolíneas se resisten. British Airways estuvo tanteando una compra de 10 aviones, pero al final no hubo acuerdo: el consejero delegado de IAG, Willie Walsh, exigía que Airbus rebaje el precio de 358 millones de euros por cada aeronave.

La solución para el futuro

El A380, con dos niveles y una capacidad promedio de 550 pasajeros, fue concebido hace una década para solucionar la creciente congestión de los aeropuertos. Pero solamente una docena de compañías lo adquirieron, entre ellas Lufthansa, Qantas, British Airways, Air France, Eithad y por supuesto, Emirates. La japonesa All Nippon Airways (ANA) fue la última aerolínea en sumarse al pequeño club de propietarios del A380.

Guillaume Faury, que fue elegido como nuevo consejero delegado de Airbus, tiene en sus manos el desafío de salvar este acuerdo, aunque la última palabra la tiene Emirates ensu tensa relación comercial con Rolls-Royce.