Emirates vuelve a poner al 380 en la cuerda floja

El programa del A380 vuelve a estar en peligro por la última decisión de Emirates.

Emirates vuelve a poner al 380 en la cuerda floja

Emirates negocia con Airbus reemplazar su pedido de A380 por el A350. Al menos 20 aeronaves serían canceladas por el cambio

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

31/01/2019 - 19:48h

El futuro del A380 vuelve a estar en la cuerda floja. Emirates negocia con Airbus un cambio en su última orden de compra, por el cual reemplazaría las unidades pendientes por un modelo más pequeño.

La idea de la aerolínea del Golfo es cambiar, al menos, 20 aeronaves del pedido que Emirates cursó a principios del año pasado, por unidades del modelo A350, uno de los más usados en los trayectos de largo radio.

El balón de oxígeno de Emirates

Aquella orden de compra, por 36 aviones (20 pedidos en firme y 16 opcionales) y a un coste de más de 13.000 millones de euros permitieron a Airbus mantener el esquema de producción del A380, aunque sea a un ritmo menor al de los años anteriores.

Para leer más: ¿Cómo hace Emirates para que el A380 sea rentable?

Pero si se confirman las informaciones publicadas por Bloomberg, la caída del A380 sería inevitable. La esperanza de Airbus es que el oxígeno que le había dado Emirates hubiera servido para el resurgimiento del avión, que afronta el desdén de las grandes aerolíneas.

En este sentido, el constructor europeo seguiría fabricándolo hasta que se entreguen los pedidos pendientes del avión, que en su mayor parte pertenecen a un acuerdo anterior firmado con Emirates.

Airbus ni confirma ni desmiente

Airbus emitió un escueto comunicado en el que reconoce que hay negociaciones con Emirates sobre el futuro del A380, pero blindó cualquier filtración al puntualizar que las negociaciones son confidenciales.

Para leer más: Emirates condena al A380 a la incertidumbre

No es la primera vez

Esta es la segunda oportunidad que Emirates amenaza con condenar al A380. En octubre la aerolínea y el fabricante chocaron por la provisión de motores Rolls-Royce, que ya arrastraba un año complicado por fallos en las turbinas que usan los B787 Dreamliner.

El punto de la discordia era el precio de las turbinas y el consumo de combustible, en un tipo de motor que no llega a los parámetros de rendimiento que busca la aerolínea.

Pese a que las aguas se calmaron entre ambas partes, Rolls-Royce sigue sin acercar una solución técnica y financiera que agrade a Emirates, indica el medio británico.

Además la alianza de General Electric y Pratt & Whitney no está interesada en volver a fabricar motores para el A380, al preferir enfocar su producción en modelos más rendidores para su negocio.

Desdén de las aerolíneas

A pesar que el uso de los A380 es un buen negocio para Emirates, este avión no logra ser el éxito comercial esperado.

En el mundo hay solo 12 aerolíneas que compraron este modelo a Airbus. Pero incluso sus propietarios miran para otro lado. All Nippon Airways recibirá tres aviones nuevos pero no tiene indicios de adquirir más aeronaves. Qantas prefiere invertir en una profunda renovación de sus aviones antes de que ampliar su número.

IAG amagó con comprar 10 aviones para British Airways pero los desacuerdos en los precios echaron por tierra las negociaciones, mientras que Air France decidió reducir su flota de A380 a la mitad. En marzo Virgin Atlantic clavó una puñalada al programa cuando canceló la compra de seis unidades.