Huelgas y accidentes sacuden al nuevo aeropuerto de Estambul

El futuro aeropuerto de Estambul proyecta gestionar hasta 200 millones de pasajeros.

Huelgas y accidentes sacuden al nuevo aeropuerto de Estambul

Turquía quiere inaugurar el aeropuerto de Estambul en 40 días, pero las huelgas y la inseguridad empañan la puesta en marcha

El pasado fin de semana las instalaciones del futuro aeropuerto de Estambul volvieron a agitarse tras una huelga que fue violentamente reprimida por las fuerzas de seguridad turcas. Más de 400 manifestantes fueron encarcelados, aunque el lunes 275 personas ya habían sido puestas en libertad.

Los trabajadores que construyen la nueva terminal habían protestado por el accidente de un autobús de traslado, en el que 17 operarios fueron heridos.

Protestas por las malas condiciones laborales

Este suceso fue la gota que colmó el vaso de los sindicatos y los trabajadores, que recuerdan que desde el inicio de las obras murieron 32 personas, aunque el gobierno turco rebaja la cifra a 27 decesos.

Las obras de este aeropuerto, que triplicará la capacidad de la actual terminal de Estambul, se iniciaron en 2015. La presión por parte del gobierno de Recep Tayyip Erdogan llevó al consorcio integrado por las empresas Limak, Cengiz, Kolin, Mapa y Kalyon a imponer un ritmo de trabajo que causó numerosos accidentes, afirma el sindicato Dev-Yapi-Is.

Desde el inicio de las obras en el aeropuerto de Estambul murieron 32 trabajadores, pero el Gobierno rebaja la cifra a 27 decesos

En la huelga, los trabajadores también protestaron por las malas condiciones de los alojamientos (donde es habitual la presencia de insectos, aseguran fuentes sindicales) y la comida que se les brinda.

Más de 200 millones de pasajeros

El nuevo aeropuerto de Estambul se inaugurará el 29 de octubre, 95º aniversario de la revolución liderada por Mustafá Kemal Atatürk que dio nacimiento a la república de Turquía.

Esta terminal acogerá, en su primera fase, a 90 millones de pasajeros, pero el objetivo es que aumenten a 150 millones en el 2028 y tras la inauguración de nuevas pistas, pueda alcanzar los 200 millones.

A modo de comparación, esto sería casi el doble de los 104 millones de pasajeros que recibe cada año el aeropuerto de Atlanta-Hartsfield-Jackson.

En total las infraestructuras tendrán 7.650 hectáreas (un 550% más que las 1.178 hectáreas del aeropuerto de Atatürk).

Los costes del aeropuerto se disparan

Las obras fueron presupuestadas en 10.200 millones de euros, aunque analistas como el especialista Mustafa Sonmez calcula que los trabajos terminarán por costar 22.100 millones, o analistas del centro de estudios aeronáuticos CAPA afirman que las inversiones –para cuando lleguen a las máxima expansión- superarán los 31.000 millones de euros.

Los operadores del aeropuerto garantizarán al Estado turco 4.680 millones de euros por la explotación a 25 años. Pero de todas formas el negocio está garantizado: un estudio de la Universidad de Bahcesehir afirma que el Gobierno pagará 93 millones de euros del presupuesto si no se alcanzan los 80 millones de pasajeros anuales, y 154 millones de euros al año si los usuarios no llegan a los 68 millones de pasajeros al año.

Actualmente la terminal de Atatürk gestiona 63,7 millones de pasajeros, por lo que la apuesta de Erdogan de convertir a Estambul en el hub de referencia entre Europa y Oriente Medio es una apuesta que no puede desestabilizar a la turbulenta economía turca.