¿Cómo evitar las colas en un aeropuerto? Ventajas de ser vip

The Private Suites cuenta con una terminal propia donde se realiza el control de seguridad y documentación.

¿Cómo evitar las colas en un aeropuerto? Ventajas de ser vip

Los servicios de concierge vip agilizan los controles de seguridad y pasaportes mientras el pasajero espera en una cómoda sala lounge

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

15/11/2018 - 12:27h

¿Cuánto estarías dispuesto a pagar por evitar las colas en los filtros de seguridad, los controles de pasaportes y en la puerta de embarque? ¿Y que además la espera sea en una sala lounge con bebidas y comida? Ese es el servicio que ofrecen las compañías de concierge vip en los principales aeropuertos del mundo.

Este nicho de negocio está creciendo rápidamente. Según un cálculo la consultora Smart Flyer al menos diez compañías entraron en este mercado en los últimos tres años, informa Skift.

Un negocio floreciente

La popularidad crece conforme se expande el transporte de pasajeros. Por precios desde los 100 a los 4.000 euros, el pasajero puede optar por evitar las demoras en los controles hasta dejar que un mayordomo gestione los trámites burocráticos y llegar hasta el avión en una limousine.

Por 3.200 euros se puede esperar en una terminal privada, en una suite con caviar y champagne, y que el control de pasaportes sea personalizado

El crecimiento de Asia Fast Track, enfocada en el mercado asiático, de Oriente Medio y el Pacífico, realizó 500 servicios de asistencia vip por mes este año frente a los 150 mensuales del 2016. En el caso de la agencia Virtuoso, del grupo Global Product Partnerships, los ingresos se multiplicaron por cuatro en dos años.

“Los servicios de concierge vip solían ser contratados por millonarios y famosos que querían pasar desapercibidos, pero ahora están al alcance de cualquier persona que quiera tener una mejor experiencia previa a su viaje”, explica Albert Herrera, de Virtuoso.

private suite
En The Private Suites un BMW-7 acerca a los pasajeros al avión sin pasar por la sala de embarque.

Una espera relajante

Royal Airport Concierge, que opera en 750 aeropuertos del mundo, duplicó su volumen de negocio en los últimos cinco años. El cliente puede elegir entre diferentes planes para ganar en comodidad en el aeropuerto: en el plan más básico, por 80 euros, un asistente ayuda en el proceso de control de documentos y ayuda a cargar el equipaje.

El plan siguiente permite acceder al fast track en los controles, y el más caro (660 euros) da acceso a una sala vip para esperar entre caviar, champagne y baños con ducha. Al momento de tomar el avión, una limusina acerca hasta la aeronave.

Sin pasar por el control de seguridad

En el caso de Blacklane Pass, desde 80 euros, ofrece un servicio similar con una agilización del paso por los filtros de seguridad y el control de documentación, ayuda en el reintegro del IVA, y un asistente irá a buscar al pasajero para abordar mientras realiza sus compras en el duty free. Por un coste adicional, se puede usar la sala vip de cualquier compañía aérea sin ser socio frecuente de ellas.

Asia Fast Track cuenta con acuerdos con las autoridades de migraciones para permitir que el control de documentación sea más rápido antes y después de volar. En aeropuertos como el de Taipei el check in y la verificación de los pasaportes se puede realizar en una terminal privada, desde donde un coche de lujo acercará al pasajero al avión.

La más exclusiva de todas

The Private Suite es una de las más exclusivas entre las empresas de concierge, aunque su alcance geográfico es muy limitado. Por ahora cuenta con una terminal privada en Los Ángeles, que tiene once suites con barra de bebidas y comida libre, y un mayordomo para atender a cualquier capricho de los pasajeros.

En este lugar se pueden realizar los trámites de pasaportes y control de seguridad, y luego un BMW-7 lleva hasta la sala de embarque. Su precio va desde los 3.200 a los 3.500 euros, pero también hay planes anuales que rebajan cada servicio a 885 euros.