Los extras de Norwegian sumergen a la empresa en pérdidas

Norwegian entró en pérdidas pese a haber aumentado su facturación y número de pasajeros.

Los extras de Norwegian sumergen a la empresa en pérdidas

Norwegian cierra el año con más de 30 millones de euros en pérdidas, pese a haber aumentado sus ingresos un 19%

Norwegian cerró su ejercicio fiscal con pérdidas por 30,82 millones de euros, un resultado con el que sus directivos no están “para nada satisfechos”, describió Bjørn Kjos, fundador y consejero delegado de la aerolínea noruega.

La decepción llega por qué Norwegian había alcanzado un beneficio récord de 117 millones de euros el año anterior, y además en este último ejercicio el beneficio bruto de explotación (ebitda) cayó un 98 %, hasta los seis millones de euros.

Sin embargo Norwegian ha aumentado su facturación un 19%, hasta los 3.183 millones de euros, y ha transportado 33 millones de pasajeros, un 13% más. ¿Qué ha fallado?

Las razones de las pérdidas

La causa de las pérdidas las han achacado al aumento de los precios del combustible, los incrementos de los alquileres de aviones con tripulación (que es más caro cuanto más urgente se necesita) y a las compensaciones a los pasajeros en caso de demoras o cancelaciones de vuelos. En este caso se han multiplicado los percances en julio y agosto por situaciones de mal tiempo en el norte de Europa, indicaron fuentes de la aerolínea.

Norwegian ha destinado más de 9,2 millones de euros en el último trimestre al alquiler de aviones con tripulaciones

Por otra parte, para el arrendamiento de aeronaves con tripulantes (‘wet lease’, en la jerga), Norwegian tuvo que destinar 9,26 millones de euros sólo en el último trimestre.

Ajustarse para crecer

“El crecimiento disminuye la rentabilidad”, indicaron en la empresa a Cerodobé, y recordaron que la línea de bajo coste ha incrementado su flota con 32 aviones, lo que les permitirá consolidar su expansión en vuelos en Europa y de largo radio, un aumento de la producción del 25%. Además ha contratado a 2.000 nuevos empleados en el 2017, y en el caso de España, ha tenido que mudar sus oficinas de Barcelona para acoger la expansión de personal.

Pese al tropezón en los resultados, los directivos de la aerolínea se preocuparon en dar una imagen de solidez de cara a los mercados: “Norwegian está mucho mejor posicionada de cara a 2018, con un mayor volumen de reservas de plazas, una red creciente de rutas intercontinentales y una mejor dotación de personal”, dijo Kjos.

El fundador espera que la expansión alcance su cumbre “durante la segunda mitad de 2018, cuando se habrán ya puesto en servicio 32 los 42 Dreamliners que tenemos encargados”, apuntó.