Fomento invertirá 1.570 millones para ampliar Madrid-Barajas

Aena ampliará la capacidad de la T4, para fomentar las conexiones de vuelos de largo radio.

Fomento invertirá 1.570 millones para ampliar Madrid-Barajas

El ministro de Fomento descarta que el plan contemple la conexión de la T4 con Chamartín por medio del AVE

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

21/03/2018 - 13:27h

El aeropuerto de Madrid-Barajas recibirá una inyección de 1.571 millones de euros para expandir su capacidad, y llegar de los actuales 53,4 millones de pasajeros anuales a los 80 millones.

El ministro Íñigo de la Serna presentó el plan director del Aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas 2017-2026, que contempla una inversión de 530 millones de euros en los primeros cinco años, y los restantes 1.041 millones en los cinco siguientes.

Hacia el 12 de febrero Fomento había anunciado un plan similar para ampliar la capacidad de El Prat, que consistirá en una partida de 1.320 millones de euros.

El Plan Director contempla, la adaptación de las infraestructuras a la demanda, la mejora de la conectividad, la modernización y mejora de la calidad de las instalaciones, el fomento de la intermodalidad y la apuesta por la sostenibilidad ambiental.

El plan de expansión de Madrid-Barajas prevé que sea un hub de mayor importancia para los vuelos transoceánicos entre América y otras regiones de Europa.

Cómo serán las ampliaciones

En las terminales 1, 2 y 3, los trabajos se centrarán en mejorar infraestructuras y en adaptarlas a la evolución esperada de la demanda de tráfico hasta 2025 (crecimiento de largo radio, aviones de mayor tamaño o nuevos requerimientos de seguridad).

Entre las acciones de remodelación destacan la ampliación del vestíbulo de salidas y la modernización de las salas de recogida de equipaje de la T1; el nuevo equipamiento en las zonas de facturación y ampliación de filtros de seguridad de la T1 y T2, y la modernización de acabados y calidades en las áreas de embarque de las tres terminales en su conjunto.

En la T4, la más grande y moderna, se llevará a cabo la ampliación de la zona de facturación y del área de seguridad. Además, se prolongará el edificio de la Terminal Satélite hacia el norte para habilitar hasta siete nuevos estacionamientos para aeronaves de gran tamaño, que puedan realizar vuelos intercontinentales.

También y se construirá una nueva plataforma de remotos para seis nuevos puestos de estacionamiento con capacidad para dos aeronaves tipo F (A380 o similares) y cuatro tipo E (A340 o similares).

De esta forma, se proyecta catapultar al aeropuerto de la capital como hub en los vuelos de largo radio con destino a América y que conecten con el resto de Europa, así como Oriente Medio y África.

Expansión mes a mes

"Este plan no solo mejorará el aeropuerto de Barajas sino que es vital para el sistema aeroportuario español ya que este es el aeropuerto más importante de la red de Aena", explicó De la Serna.

Hasta febrero de 2018, Madrid-Barajas registró 50 meses consecutivos de crecimiento de pasajeros y ocupa la quinta posición de la Unión Europea por número de pasajeros, ha destacado el ministro, quien ha subrayado que, además, se ha consolidado como la principal puerta de conexión aérea entre Europa y Latinoamérica (25 % de cuota de mercado).

El AVE queda en espera

Este proyecto no tiene en cuenta la extensión de la red de AVE desde Chamartín hasta la T4, pero De la Serna aseguró que esta obra ferroviaria “se hará casi con total seguridad”. El ministro aclaró que no se incluyó en el plan director porque el Gobierno está barajando varias posibilidades antes de darle forma definitiva.

El plan director tampoco incluye el desarrollo inmobiliario de los suelos adyacentes al aeropuerto propiedad de AENA y que se destinarán, principalmente, a instalaciones logísticas, hoteleras y oficinas.

La intención de ampliar la capacidad del aeropuerto madrileño ya había sido adelantada por el Gobierno en varias oportunidades. En este sentido, había tanteado la posibilidad de aumentar un 10% las operaciones de despegue y aterrizaje con las nuevas tecnologías de control, lo que es rechazado por los sindicatos de controladores aéreos.