¿A quién se le ocurre jugar al golf en medio de un aeropuerto?

El club de golf Kantarat despliega sus 18 hoyos en medio del aeropuerto de Bangkok.

¿A quién se le ocurre jugar al golf en medio de un aeropuerto?

El aeropuerto de Don Mueang, en Bangkok, cuenta con un campo de 18 hoyos en medio de las dos pistas

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

07/06/2018 - 14:31h

Bangkok es una de las 20 ciudades más densas del mundo, con 5.280 habitantes por kilómetro cuadrado. El desarrollo de parques y zonas verdes de la capital de Tailandia está limitado por la escasez de espacios libres, y por ello al Club de Golf Kantarat no le quedó otra alternativa que crear su campo en medio del aeropuerto de la ciudad.

En medio de las dos pistas del aeropuerto internacional Don Mueang de Bangkok este club de golf presenta un circuito de 18 hoyos, que según los expertos, es poco divertido porque cada green se presenta en línea recta.

Los hoyos a pocos metros de los aviones

Es que no había muchas alternativas de diseño, si se tiene en cuenta que los jugadores se encuentran a solo 20 metros de la pista en la que despegan y aterrizan naves como los Boeing 747.

Los hoyos de golf se encuentran a menos de 20 metros de donde despegan y aterrizan grandes aviones

El campo pertenece a la Fuerza Aérea de Tailandia, y los greens son de acceso público. Basta con pagar 1.450 baths (38 euros) de entrada y se incluye el servicio de caddie, que por razones de seguridad, es obligatorio.

golf 3
Los 18 hoyos se encuentran en medio de las dos pistas del aeropuerto de Don Mueang.

También se pueden alquilar palos y pelotas, una buena alternativa para el amante de este deporte que tiene que realizar una escala de varias horas en Bangkok.

El problema del ruido

Por razones de seguridad quizás sea el único club de golf en donde hay un detector de metales en la puerta.

El lugar puede ser ideal para los amantes de la fotografía de aviones, al tenerlos casi al alcance de la mano. Pero hay que tener muchas ganas de jugar al golf en un sitio donde el atronador sonido de las turbinas desconcentra al más experto de los deportistas.