La guerra contra las botellas de plástico llega a los aeropuertos

Las botellas de plástico de un solo uso estarán prohibidas en el aeropuerto de San Francisco. Foto: Jonathan Chng-Unsplash

La guerra contra las botellas de plástico llega a los aeropuertos

San Francisco es el primer aeropuerto del mundo que prohíbe las botellas de plástico de un solo uso

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

07/08/2019 - 12:30h

A partir del 20 de agosto quien quiera beber un poco de agua en el aeropuerto de San Francisco deberá tener a mano su envase reutilizable. Este es el primer aeródromo del mundo que prohíbe la venta de botellas de plástico de un solo uso, una normativa que alcanza tanto a las máquinas expendedoras como a los bares y restaurantes.

“Queremos ser los líderes en iniciativas sostenibles”, afirma el portavoz del aeropuerto Doug Yakel al diario San Francisco Chronicle.

Esta iniciativa se enmarca dentro de unas políticas para reducir la generación de residuos y disminuir las emisiones contaminantes.

 


Video divulgativo de las medidas contra el plástico en San Francisco.

Cruzada contra todo tipo de elementos plásticos

Por ejemplo, hace pocos meses sus directivos emprendieron una cruzada contra los plásticos de un solo uso, al exigir a los comercios y locales gastronómicos que ofrezcan alternativas al uso de pajitas, cubiertos y envases elaborados con ese material.

En el aeropuerto de San Francisco desde hace ocho años hay fuentes expendedoras de agua. Y es gratis

Pero estas medidas no se toman por altruismo, sino que se engloban en las directivas del gobierno municipal de San Francisco, que desde 2014 prohíbe la venta de botellas de un solo uso en los aeropuertos de su propiedad.

Fuentes de recarga

Desde el 2011 este aeropuerto cuenta con un centenar de fuentes para cargar agua gratis, y la medida trajo pocas protestas porque hace tiempo que los comercios estaban avisados de su puesta en marcha.

Sin embargo algunas voces críticas resaltaron que la normativa solo alcanza a las botellas de agua, pero que quedan exentos los envases plásticos de los refrescos y las aguas saborizadas.

[Para leer más: Intercontinental elimina 200 millones de botellitas de plástico]

En las redes sociales algunas personas que suelen viajar por negocios protestaron porque se niegan a cargar una botella de aluminio o plástico reforzado en su equipaje. Pero son los menos.

 

Alrededor de 1.270 toneladas de botellas plásticas se reciclaron en el 2017, calcula el Consejo Americano de Química. Pero es solo una pequeña fracción de lo que se pierde: 7.257 toneladas de este material termina en los océanos cada año, precisa la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EEUU.

Medidas similares en los aeropuertos

Varios aeropuertos del mundo tomaron medidas para desalentar el uso de las botellas de plástico, pero ninguno fue tan lejos como el de San Francisco.

[Para leer más: Las aerolíneas emprenden una cruzada contra el plástico]

En el de Dublín lanzaron un programa piloto en el que se regala a los usuarios un envase de cartón en el que pueden cargar agua de fuentes gratuitamente, o se venden botellas reutilizables a un euro.

san francisco agua
El uso de fuentes de recarga se populariza en los aeropuertos del mundo.

Gatwick y Heathrow, en el Reino Unido, cuentan con un centenar de fuentes de recarga al pasar los filtros de seguridad.

En la India, la autoridad aeroportuaria declaró a 16 terminales (de un total de 90 que hay en el país) como libres de plástico de un solo uso, donde se insta a los comercios a que ofrezcan cubiertos y pajitas hechas en materiales biodegradables o bambú.

Entre las aerolíneas

Las aerolíneas también se suben a esta ola verde. Iberia lanzó un programa para contar con una flota de aviones más eficientes (o sea, que emitan menos emisiones contaminantes), ofrecer vehículos eléctricos en aeropuertos, reciclar los residuos a bordo, cambiar las tarjetas de embarque de papel por billetes electrónicos, ofrecer envases de vidrio retornable en las salas vip y tener instalaciones con energías renovables, entre otras acciones.

Ryanair anunció que en cinco años reducirá al máximo el uso de elementos plásticos de un solo uso. La aerolínea irlandesa ofrecerá cubiertos de madera y tazas de café biodegradable como alternativa.

La compañía de alquiler de aviones con tripulación, Hi Fly, se presenta como la primera aerolínea libre de plásticos, donde el uso de materiales sostenibles permite un ahorro de 500 gramos de plástico por pasajero y por vuelo.

Delta eliminará los envoltorios de ese material, así como cubiertos y bandejas, con el objetivo de reducir en más de 136.000 kilos –más del peso de dos aviones Boeing 757- los desechos de plástico generados anualmente