Las huelgas en el sector aéreo hunden la competitividad de España

Las huelgas de controladores franceses ponen en jaque gran parte de los vuelos en España.

Las huelgas en el sector aéreo hunden la competitividad de España

Las aerolíneas españolas alerta de que las huelgas de controladores en Francia colapsan la operatividad de la región

Las patronales que agrupan a las aerolíneas españolas alertan de que las continuas huelgas de controladores, sobre todo las protagonizadas por los centros de Francia, perjudican las operaciones de las compañías de España e impactan negativamente en la competitividad del país.

En abril se registraron 45.000 minutos de demora, “un 200% más que en el mismo mes de 2017”, indica un informe de Aceta (Asociación de compañías españolas de transporte aéreo) y Ala (Asociación de líneas aéreas) que refleja las cifras de Eurocontrol.

Según estas patronales, el 45% de los vuelos sufren demoras por “ineficiencias en la gestión del tráfico aéreo en Europa”, un índice que triplica los cálculos de ese organismo.

La onda expansiva de las huelgas

El mayor impacto proviene de las huelgas en Francia. De los 19 días de cese de actividad, 14 fueron protagonizados por los centros galos.

Las huelgas de controladores causaron un aumento del 200% de minutos de demora en abril, precisa Eurocontrol 

La repercusión no solo sucede en territorio francés: el 22 de mayo fue “el peor día del tráfico aéreo europeo desde el 2010”, indican las asociaciones, por la cancelación de 900 vuelos que afectaron a 120.000 pasajeros.

En el caso de los paros en el centro de control de Marsella “tiene un efecto desproporcionado sobre la operación en el aeropuerto de Barcelona-El Prat, así como en los de Baleares, especialmente en el de Palma de Mallorca”, precisan Aceta y Ala.

Mayor impacto que el petróleo 

Los argumentos de estas patronales coinciden con las protestas de los directivos de las principales aerolíneas.

El consejero delegado de IAG, Willie Walsh, dijo que “las huelgas de controladores están destrozando el tráfico aéreo en Europa”, y afirmó que su impacto tiene un perjuicio económico mayor que el incremento del petróleo.

Pérdida de competitividad

Estas asociaciones alertan que los límites de capacidad también ejercen una presión negativa sobre la gestión aérea y las infraestructuras. Además la mala meteorología en la región complicó las operaciones en los últimos meses.

Todos estos factores, indican, llevan a que España tenga una pérdida de competitividad y un impacto negativo en el sector turístico.

Además el país tuvo una desaceleración en el número de vuelos diarios, pasando de encabezar en marzo el ranking de los 20 países con mayor incremento de operaciones diarias (218 en total), a ocupar la cuarta plaza (77 vuelos), según precisa Eurocontrol.