La conflictividad laboral en Ryanair aumenta de voltaje

Ryanair aumenta las presiones sobre sus trabajadores ante la huelga.

La conflictividad laboral en Ryanair aumenta de voltaje

Los sindicatos denuncian a Ryanair por coacciones, tras el envío de mails a los TCP consultándoles si harán huelga

Los choques laborales entre Ryanair y los tripulantes también se dirimen en los tribunales. El sindicato USO presentó una demanda contra Ryanair por las consultas que la aerolínea irlandesa realiza entre sus trabajadores ante la huelga del 25 y 26 de julio.

Ryanair envió un correo electrónico a los tripulantes españoles en los que daban tres opciones de posibles respuestas: “Estoy programado para volar el 25 y/o 26 y voy a trabajar normalmente”, “Estoy programado para volar el 25 y/o 26 pero no voy a trabajar ya que pretendo hacer huelga”, y “No estoy programado para volar el 25 y/o 26, pero quiero ir a trabajar voluntariamente para minimizar los efectos sobre los pasajeros y mi compañero”.

En la demanda, presentada ante el Juzgado de Instrucción 35 de Madrid, el sindicato considera que esta consulta es ilegal porque vulnera el derecho constitucional a realizar huelga.

Presiones de Ryanair

Según informa el sindicato, en el correo electrónico firmado por Eddie Wilson, jefe de personal de la aerolínea, la compañía presiona a los tripulantes de cabina con remitirles un nuevo mensaje personalizado si no responden al cuestionario antes de las 18:00 horas del miércoles 18.

Ryanair recordó a sus TCP que pueden perder más de 400 euros de sus nóminas si se suman a la huelga del 25 y 26 de julio

En el mensaje la compañía también recuerda a los TCP que si se suman a la medida de fuerza no se les pagarán “los subsidios básicos, de prestaciones o sectoriales, y también perderá la bonificación de productividad de 150 euros de julio”.

Según precisa la empresa, la pérdida en la nómina puede ser de 360 euros para un tripulante junior y de 480 euros para los que están en la categoría más alta.

La aerolínea se defiende

Ryanair argumenta que las consultas se realizan para organizar la operatividad de sus vuelos para los días de huelga, y les recordó al personal que no están obligados a secundar la medida de fuerza.

Los representantes sindicales instan a los tripulantes a no contestar la encuesta, la que consideran como un intento de boicotear la huelga.

Relaciones tensas

La huelga de tripulantes se realizarán en simultáneo entre las tripulaciones de España, Portugal, Bélgica e Italia. Sólo en nuestro país los sindicatos calculan que perjudicarán a 115.000 pasajeros cada día, aunque también ver qué porcentaje de vuelos deben realizarse bajo la normativa de servicios mínimos.

Precisamente, la reunión para organizar estos servicios terminó en fracaso, y este capítulo se suma a unas relaciones tirantes agravadas con el despido de cuatro tripulantes de Palma que se negaron a volar argumentando cansancio tras más de 12 horas trabajando.