La patronal IATA alerta del fin de fiesta para las aerolíneas

El incremento en el precio del petróleo reduce los beneficios de las aerolíneas.

La patronal IATA alerta del fin de fiesta para las aerolíneas

IATA calcula que las aerolíneas reducirán sus ganancias un 12% por el alza de petróleo y los costes laborales

Equipo Cerodosbé

Barcelona

04/06/2018 - 15:46h

IATA estima que los beneficios de las aerolíneas deben revisarse a la baja. Para este año, las ganancias serán un 12% menores debido al incremento de los costes (sobre todo del petróleo) y al aumento de las tipos de interés.

Según la Asociación Internacional del Transporte Aéreo, el actual ejercicio terminaría con un beneficio de 29.000 millones de euros, mientras que el año pasado se lograron ganancias por 38.000 millones.

En la última previsión, realizada en diciembre, se había proyectado que el superávit llegaría a los 32.900 millones, pero los números tuvieron que ser corregidos a la baja para el informe presentado en la asamblea de la organización, que se realiza en Sídney.

Turbulencias con el petróleo

En diciembre, IATA calculó que el barril Brent llegaría a los 51,2 euros, pero los nuevos números prevén que el alza sería de 59,7 euros, el 27,5% más que los 46,8 euros con que cerró el año.

El precio del barril Brent aumentará más del 27% en el curso del año

Para las aerolíneas, habrá que pagar más todavía: el precio del combustible para aviones llegará a 71,6 euros el barril, lo que representará el 24,2% del total de los costes.

Frente de tormentas

Pero el petróleo no será el único problema. La incertidumbre en torno al “brexit” y las complicaciones para que las aerolíneas puedan operar entre el Reino Unido y Europa agregan más dudas.

IATA también alerta de que las actitudes proteccionistas de gobiernos como el de los Estados Unidos, con una posible guerra comercial por el acero y el aluminio, perjudicará al sector.

Más ingresos y pasajeros

El aumento en los costes podrá ser compensado por un aumento de la demanda, que estará en torno al 7% (también revisado a la baja, de la proyección inicial del 8,1%).

También se proyecta que el tráfico de pasajeros aumente el 6,5%, y las aerolíneas esperan recibir 1.900 nuevos aviones, que tras la baja de unidades viejas, llevará a que la flota comercial global se incremente el 4,2%.

Preparando los aumentos

Las aerolíneas europeas lograrán el segundo mayor beneficio por regiones, con una proyección de 7.330 millones. Si llegan a este número, precisa IATA, es porque han tenido una amplia cobertura que les ayuda a retrasar el impacto del aumento del precio del petróleo.

Pero de todas formas las compañías aéreas ponen en marcha sus acciones para afrontar el aumento del combustible.

Ryanair anunció que subirá sus tarifas un 4% para el verano; y el presidente de Iberia, Luis Gallego, dijo que por ahora el precio del carburante no afecta a la aerolínea española, “pero si el barril se va por encima de 100 dólares, quizá haya que revisar el plan de negocio”.

American Airlines, Qantas e Indigo anunciaron que habrá incrementos en los precios de sus billetes si el petróleo sube en la escala que indican las proyecciones.