IATA alerta: el “brexit” causará un colapso en los cielos europeo

El aeropuerto de Heathrow, en Londres, será uno de los grandes perjudicados si no hay acuerdo tras el "brexit".

IATA alerta: el “brexit” causará un colapso en los cielos europeo

IATA urge que haya un acuerdo antes de octubre para evitar que las aerolíneas británicas pierdan los derechos de vuelo en la UE

La UE y el gobierno británico se han puesto de acuerdo con la primera etapa de las negociaciones del “brexit”. Y a partir de ahora comienza la cuenta regresiva para que, en la segunda etapa, Londres pueda negociar un acuerdo especial para evitar que las aerolíneas británicas pierdan sus derechos de vuelo.

Actualmente las líneas aéreas radicadas en Gran Bretaña pueden operar en los cielos europeos como cualquier otro Estado, pero desde que se implemente el “brexit” serán consideradas como miembros de un tercer país y no disfrutarán de los derechos de tráfico que rigen a la UE.

Además perderán los derechos de vuelo bajo acuerdos individuales entre Estados miembros y otros países. Todas las licencias operativas garantizadas por la Autoridad Civil de Aviación británica (CAA, por sus siglas en inglés) no serán válidas para la UE, lo que significa que las compañías serán excluidas del mercado interior comunitario.

Más del 50% de los vuelos en Gran Bretaña son conexiones con Europa

Si no hay acuerdo entre los gobiernos, Bruselas aconseja que los operadores áereos busquen “cualquier medida para asegurarse de que se cumplen las condiciones para tener una licencia operativa en la UE”.

Miedo por el colapso

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), que agrupa al 83% del tráfico aéreo mundial, advierte que el gobierno británico y las aerolíneas deben buscar alternativas antes de octubre de 2018, para evitar “el colapso” del sector aéreo europeo.

Si no hubiera un acuerdo, se produciría un limbo regulatorio que provocaría que no se pudiera volar entre Europa y Reino Unido. El deseo de las aerolíneas es que haya, como mínimo, un tratado similar al que actualmente garantiza la libre circulación de personas.

Las aerolíneas se buscan la vida

British Airways, Easyjet, Flybe, Virgin Atlantic y Jet2 son las principales aerolíneas británicas que operan en los cielos europeos. Easyjet creó una nueva sociedad con sede en Viena, y una vez que llegue el “brexit” operará con la licencia de esta empresa, aunque todavía falta que las autoridades austríacas otorguen el certificado para poder volar sin problemas.

En caso de que no haya acuerdo, Ryanair se debate entre crear una nueva sociedad afincada en Gran Bretaña para poder volar, o cancelar las conexiones entre las islas y el continente, lo que representan al 2% de sus operaciones.

El grupo Tui cuenta con planes de contingencia para la fecha del divorcio político, y ya en el Reino Unido opera bajo la marca Tui UK. Pero el problema es que esta compañía trabaja con varias aerolíneas asociadas que vuelan a puntos turísticos de España y Grecia.

El flujo entre Gran Bretaña y la UE representa más de la mitad de las operaciones en el país: el año pasado, de los 270,2 millones de pasajeros transportados desde los aeropuertos británicos, casi el 53% (142,8 millones) llegaron o partieron hacia aeropuertos europeos.