IATA: el espacio aéreo europeo es un cuello de botella

IATA advierte de que no hay suficientes controladores para gestionar la rápida expansión aérea de Europa.

IATA: el espacio aéreo europeo es un cuello de botella

El director general de IATA alertó que Europa necesita reorganizar el espacio aéreo, que volverá a sufrir de congestiones en el próximo verano

La expansión del sector aéreo, sobre todo en Europa, llega a un punto de congestión que necesita una reorganización urgente. Esa es la idea que expresó el presidente de IATA, Alexandre de Juniac, en las jornadas 'Wings of Change Europe 2018', que se celebra en Madrid.

Uno de los problemas que volverá a repetirse en el próximo verano son los retrasos en las operaciones. Según el Eurocontrol, entre enero y junio de 2018 se registraron 47.000 minutos de demoras al día, un 133% más que en el primer semestre del año pasado. Los peores meses fueron, como es de esperar, los del verano, con un 110% más de demoras en junio; +64% en julio y +71% en agosto.

Según el directivo de la patronal de las aerolíneas los peores cuellos de botella serán las rutas que pasan por el espacio aéreo de Alemania y Francia. Además del rápido crecimiento de aerolíneas y rutas, otro de los problemas es que no hay suficientes controladores para gestionar las operaciones de forma eficaz.

Los números de la rápida expansión del sector son de vértigo: para los próximos 15 años IATA calcula que la aviación europea gestione 1.900 millones de pasajeros, el doble que en la actualidad.

Faltan infraestructuras para tanto tráfico

A este crecimiento, describió, se suman el exceso de gastos de las aerolínea, los altos impuestos, la gestión ineficiente del transporte aéreo europeo y la falta de infraestructuras que puedan albergar todo este tráfico.

Por ello, la principal patronal aérea está desarrollando un "conjunto de herramientas" para que los gobiernos dispongan de un análisis completo de su conectividad aérea que les permita tomar medidas en los puntos necesarios.

Crecimiento de España

En el caso de España, la conectividad aérea creció un 56% entre 2013 y 2018, situándose como tercer país con la demanda más alta de Europa, en un sector que genera 1,7 millones de empleos en nuestro país y aporta 107.000 millones de euros, que representan el 9,1% del PIB nacional.

La IATA calcula que para 2037 la aviación en España podría aportar 179.000 millones de euros al PIB nacional y alcanzar dos millones de empleos.

Una de las propuestas que baraja la IATA es formar un Cielo Único Europeo. En paralelo la organización anunció que firmó una Estrategia Nacional del Espacio Aéreo con Polonia, una línea que también España, Francia, Bulgaria e Italia se comprometieron a desarrollar.