Las ideas más absurdas para renovar la cabina de los aviones

En los años 70 se pensó en un restaurante a bordo que nunca llegó a materializarse.

Las ideas más absurdas para renovar la cabina de los aviones

Discotecas, gimnasios, salón lounge, mesas de restaurante…ideas ridículas que por suerte nunca vieron la luz

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

21/12/2017 - 04:55h

Por muchos años los fabricantes de aviones y las aerolíneas exprimían las ideas para encontrar las maneras más innovadoras de aprovechar el espacio de sus aeronaves; sobre todo cuando en los años 70 empezó la era de los Jumbo. Algunos proyectos como ofrecer a los pasajeros que realicen su rutina de ejercicios a bordo, o se diviertan en alguna fiesta aérea fueron puestos en la mesa.

Estas son algunas de estas ideas que, por suerte, nunca salieron de algún borrador y de una puesta en escena.

Estas ideas pueden parecer un poco frívolas, pero fueron analizadas seriamente en sus días sin llegar a ver la luz

Disco aérea

McDonnell Douglas, la corporación estadounidense de fabricación aeroespacial (actualmente dentro de Boeing) alcanzó a diseñar una discoteca a bordo al mejor estilo de los años 70.

Poco tiempo después que despegara por primera vez el Boeing 747-100 Jumbo en 1969, la compañía quería desafiar a la competencia, pero estaba indecisa en cuanto a cómo aprovechar el espacio que ofrecían las nuevas aeronaves. Es así como McDonnell Douglas propuso instaurar una discoteca en sus aviones DC-10, y proporcionar a los viajeros una experiencia distinta.

disco
Disco con música en vivo en los aviones, idea de McDonell Douglas. 

Gimnasio a bordo

No contentos con esta innovadora idea, McDonnell Douglas promocionó por varios meses, ya en la década de los 90, de un gimnasio a bordo en sus nuevos prototipos Super Jumbo MD-12, que tampoco salieron al mercado.

El avión no recibió ningún pedido y los diseños de la nueva idea nunca despegaron. Tanto la discoteca como el gimnasio eran simplemente poco prácticos debido a las turbulencias, que además, podrían ocasionar varios problemas en el vuelo.

La falta de presupuesto y la decisión de instaurar más asientos, sobre todo de primera clase, hicieron que la discoteca nunca llegara a buen término.

gimnasio
Un gimnasio a bordo fue la idea posterior de McDonell Douglas. 

El lounge de Austin Powers

McDonnell Douglas no fue el único en pensar ideas fallidas. El propio Boeing también ideó algunos conceptos extravagantes que nunca se llegaron a materializar, como un lounge temático de tigres en sus entonces nuevos 747, que incluían un llamativo animal print.

lounge de tigre
Un animal print de tigre era el protagonista de este espacio de los aviones de Boeing. 

Aunque el "Tiger Lounge" fue archivado, la compañía contaba con otras sugerencias. Una de ellas era un ostentoso y colorido lounge, compuesto por bar y restaurante, del que parece se hubiera inspirado Mike Myers para producir sus películas de Austin Powers.

Estos novedosos espacios pensaban ser instaurados en la primea planta de los aviones de Boeing. Sin embargo, los problemas para certificar la idea, y el sobrecosto que suponía el peso del lounge hicieron que nunca se materializaran. 

austin powers
Un lounge bastante colorido proponía Boeing en los años 70.