Los jets privados se vuelven low cost

Cada vez son más las compañías que ofrecen viajes low cost en jets privados.

Los jets privados se vuelven low cost

El crecimiento a doble dígito de los vuelos privados se debe a sus estrategias de recortar tarifas y compartir viajes con otros pasajeros

Juan Santiago Castro

BARCELONA

19/02/2018 - 04:55h

Los viajes comerciales pueden ser muy desgastantes cuando se vuela casi cada semana. A la incomodidad de dormir en asientos (aunque sea en business), las largas colas en los controles de los aeropuertos, y los tiempos muertos de espera surge una solución: volar en jet privado.

Aunque parezca prohibitivo para la mayoría de los pasajeros, este servicio que parece ser exclusivo de una élite ahora está al alcance de un mayor público. Para volar en estos jets no es necesario ser dueño de uno. Acceder a este tipo de vuelos es más asequible si se comparten los aviones privados a lo largo de diferentes rutas.

Según una investigación de JetSmarter, una aplicación que permite a los usuarios reservar y compartir vuelos privados, cada vez más personas realizan este tipo de vuelos. En 2017 la compañía experimentó un aumento del 110% en su base de datos de miembros, y para 2018 proyecta un crecimiento de otro 100%.

El rango de edad promedio de un miembro de JetSmarter abarca desde los 26 hasta los 55 años.

Los miembros de JetSmarter, o de otras compañías que se dedican al alquiler de jets compartidos, pueden reservar un asiento desde la ciudad de Nueva York a Los Ángeles desde 500 euros, aunque también pueden pagar de 4.500 a 12.500 euros por año en cuotas de membresía.

jetsmarter interior
Tal como funcionan las clases en las aerolineas, existen varios tipos de jets dependiendo el precio.  

Las ventajas de los vuelos privados

JetSuiteX permite a los pasajeros compartir aviones privados a lo largo de las rutas de la costa oeste de los Estados Unidos, como Los Ángeles a Las Vegas, San Francisco a Salt Lake City, y más. En este momento, un vuelo de fin de semana en un jet privado operado por esta compañía desde Los Ángeles a Las Vegas costará poco más de 350 euros.

Según JetsuiteX otra de las ventajas de usar un servicio como este es que al volar entre terminales privadas los viajeros llegan al aeropuerto solo 30 minutos antes del despegue, y se ahorran las colas de seguridad.

Las comodidades del vuelo no tienen extra costo. La tarifa permite llevar dos piezas de equipaje de 25 kilos, y se ofrecen los servicios de wifi, y de bar (con bebidas gratuitas como cerveza, vino o cócteles). Los asientos de cuero cuentan con más espacio para las piernas que las clases ejecutivas de cualquier aerolínea.

JetSuiteX
Interior de uno de los jets operado por JetsuiteX. 

Más y más compañías

La oferta de compañías de alquiler de jets privados es cada vez más amplia. JetSmarter y JetSuiteX no son las únicas opciones para las personas que buscan volar como un alto ejecutivo.

Cada vez más empresas como LinearAir, BLADE y Victor, se unen a la competencia, lo cual indica que los precios de los aviones privados seguirán disminuyendo.

Más allá de reservar viajes de un solo trayecto, también hay nuevos servicios de suscripción disponibles para los viajeros frecuentes. Surfair, por ejemplo (con servicio en varias ciudades europeas), reduce el precio cada vez que se hace un nuevo vuelo. La membresía “All you can fly” de la compañía comienza en 1.700 euros por mes.

Aunque pueda parecer un tanto exagerado, la próxima vez que se vaya a reservar un vuelo comercial se puede hacer una búsqueda en estas compañías privadas y comparar las diferentes opciones y precios. Al final, el lujo y la comodidad de un jet privado no podría ser tan costoso como parece.