Más problemas para Boeing: cientos de 737 con defectos en las alas

Southwest Airlines es una de las principales operadoras del B737 MAX.

Más problemas para Boeing: cientos de 737 con defectos en las alas

Nuevo escándalo en Boeing: la compañía ordena revisar más de 300 aeronaves B737 (también los MAX en tierra) con piezas defectuosas en las alas

Mar Nuevo

Madrid

03/06/2019 - 10:36h

La crisis de Boeing está lejos de terminar. Mientras la compañía acelera la actualización del software del 737 MAX y a la espera de la certificación que les permita volver a volar tras los dos accidentes que dejaron 346 muertos, se prepara para afrontar un nuevo problema: cientos de B737 en operación podrían tener componentes defectuosos en sus alas.

Así Boeing, junto a la Administración Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos, recomendó a aerolíneas de todo el mundo inspeccionar sus 737 y 737 MAX, incluidos los que están en tierra tras la suspensión temporal de las operaciones de toda su flota mundial.

Se estima que las piezas defectuosaas estarían instaladas en 179 aviones MAX y 133 aviones NG, antecesor de los MAX (que incluye los 737-600, 700, 800 y 900) que deberán repararse inmediatamente

[Para leer más: Boeing sabía que el B737 MAX-8 no podía volar en varios aeropuertos]

La medida afectaría, al menos, a 179 aviones MAX y 133 aviones NG, antecesor de los MAX (que incluye los 737-600, 700, 800 y 900) que deberán repararse inmediatamente.

Componentes defectuosos

El problema, según informó el fabricante en un comunicado, afectaría a los ensamblajes de rieles de los listones de borde delantero, una superficie de control aerodinámico que se extiende desde la parte frontal del ala.

Estos elementos permiten que el ala se expanda para proporcionar más estabilidad durante el despegue y el aterrizaje.

Tanto el fabricante como la autoridad de aviación de Estados Unidos dieron un plazo de 10 días a las aerolíneas para revisar y reparar el dispositivo en los aviones de sus flotas

Según informó Boeing, estas partes podrían no haberse fabricado adecuadamente y representar un riesgo para la seguridad al no cumplir con los estándares marcados.

La FAA alertó a los operadores de estos aviones en todo el mundo para que identifiquen si se instalaron las partes deficientes y las reemplacen si es necesario.

Los dispositivos defectuosos pueden fallar prematuramente o agrietarse, lo que, según la FAA, no conduciría a una pérdida de control de la aeronave, pero podría causar daños durante el vuelo.

Nuevo golpe a Boeing

Boeing explicó que descubrió el problema el pasado viernes, durante una reunión con un proveedor en la que detectaron que algunas de las piezas no habían sido tratadas térmicamente, lo que podría afectar a la seguridad.  

Tanto el fabricante como la autoridad de aviación de Estados Unidos dieron un plazo de 10 días a las aerolíneas para revisar y reparar el dispositivo en los aviones de sus flotas.

Los dispositivos defectuosos pueden fallar prematuramente o agrietarse, lo que, según la FAA, no conduciría a una pérdida de control de la aeronave, pero podría causar daños durante el vuelo

Boeing notificó a los operadores de los aviones las reparaciones necesarias y comenzó a enviar piezas de repuesto para ayudar a minimizar el tiempo en que la aeronave está fuera de servicio, según señaló la compañía.

Boeing identificó hasta 148 piezas hechas por este subcontratista que estarían afectadas. Son esas piezas las que estarían colocadas en un total de 179 aviones 737 MAX y 133 737 NG en todo el mundo, de los que 33 aviones MAX y 32 NG estarían en los EEUU.

El anuncio de Boeing supone un nuevo golpe para la compañía, que lucha en estos momentos por volver a llevar a los aires a su modelo más popular, el 737 MAX, en tierra desde el 13 de marzo, después de dos accidentes fatales relacionados con un mal funcionamiento que causó que un sistema de control de vuelo hiciera descender repetidamente la nariz del avión.

Boeing está finalizando una actualización de software junto con la nueva capacitación propuesta que se requerirá antes de que los aviones vuelvan a volar.

[Para leer más: La producción del Boeing 737 MAX se desploma]

Procesos de certificación

Por su parte, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) subrayó hoy nuevamente la necesidad de revisar los procesos de certificación de cara a mantener unificados los criterios de los reguladores tras el caso del 737 MAX de Boeing.

El caso del 737 MAX puso en duda los procesos de certificación del aeronaves y las discrepancias entre reguladores nacionales

“Esta industria ha estado basada en el reconocimiento recíproco. Uno puede volar a otros países basándose en una certificación única", dijo este lunes en rueda de prensa el vicepresidente de seguridad y operación de vuelos de IATA, el mexicano Gilberto López Meyer, en declaraciones recogidas por Efe.

Sin embargo, el caso del 737 MAX puso en duda el mencionado marco después de que los vetos para que el aparato dejara de volar se produjeran de manera escalonada y sacaran a la luz aparentes discrepancias entre reguladores nacionales.

“Este incidente inusual y sin precedentes podría poner (este sistema) en peligro. Queremos pensar que esto va a ser una situación temporal, porque esta industria no puede trabajar si no contamos con el sistema que se erigió a partir de 70 años de trabajo conjunto”, dijo López Meyer en la última jornada de la 75 Asamblea General de IATA celebrada en Seúl.