La Generalitat plantea acabar con el modelo que ha hecho grande a El Prat

El asesor del comité de huelga de los trabajadores de Eulen del Aeropuerto de Barcelona-El Prat, Juan Carlos Giménez. ED

La Generalitat plantea acabar con el modelo que ha hecho grande a El Prat

Los trabajadores de Eulen reconsideran la convocatoria de una nueva huelga a cambio de que se cumpla el laudo que calca la propuesta de la Generalitat

Equipo Cerodosbé

Barcelona

05/09/2017 - 18:54h

El comité de Eulen deja en suspenso la presentación de la convocatoria de la nueva huelga aprobada por la asamblea de trabajadores. La decisión llega después de que se hayan reabierto las negociaciones con la empresa de seguridad para introducir mejoras laborales y cumplir con el laudo obligatorio, que calca la propuesta de la Generalitat. Así, se presiona a Aena, que todavía no ha participado en esta nueva ronda de negociaciones.

Al respecto, el portavoz del comité, Juan Carlos Giménez, ha explicado que la decisión ha estado motivada porque se ha evidenciado "la buena disposición de las dos partes --sin contar a Aena-- para entenderse". 

El comité tenía previsto presentar formalmente este martes la convocatoria de huelga en el departamento de Trabajo de la Generalitat, pero a última hora se ha dado marcha atrás. 

La resolución del laudo determinada por Marcos Peña, que copiaba la propuesta de la administración catalana, contemplaba un complemento de 200 euros mensuales en 12 pagas.

Ahora, tras la nueva reunión, se ha creado una comisión integrada por miembros del comité y de la empresa que se reunirá en los próximos días para consensuar propuestas de mejora de las condiciones laborales de los trabajadores que se encargan de los controles de seguridad en el Aeropuerto de El Prat-Barcelona.

"La huelga la habíamos planteado para el 6 de octubre porque nuestra intención era sentarnos a hablar", ha afirmado Giménez. Además, ha añadido que "visto que la intención de la empresa es la misma, entendemos que no es necesario registrar la huelga si todo sigue el mismo cauce".

El conflicto provocó este verano largas colas de pasajeros en los controles de seguridad, lo que llevó al Ministerio de Fomento a reforzar la presencia de los efectivos de la Guardia Civil  para garantizar la seguridad.