La maldición del Boeing 737 MAX continúa un año después

A un año de la crisis el B737 MAX no ve la luz al final del túnel. Foto: Boeing

La maldición del Boeing 737 MAX continúa un año después

El B737 MAX Boeing registra nuevas cancelaciones de compras de este modelo, que lleva a que en febrero continúe la racha negativa de ventas de aviones

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

12/03/2020 - 10:50h

Boeing no termina de levantar vuelo en el año. En enero tuvo la peor performance comercial de su historia, con ninguna venta de aviones en todo el mes. Febrero no fue mucho mejor: la compañía recibió 18 órdenes de compra, pero tras las cancelaciones de 48 pedidos, le queda un saldo negativo de 28 operaciones.

De los acuerdos firmados, todos pertenecen a aviones de doble pasillo: 17 son ventas del B787 Dreamliner y la restante del clásico B767 pero en su versión de carga.

Más cancelaciones del MAX

En cuanto a las cancelaciones, otra vez la crisis del B737 MAX dio la estocada. Más concretamente, Air Canada suspendió la compra de 11 unidades de este modelo, mientras que la firma de alquiler Air Lease convirtió su orden de adquirir nueve aviones de pasillo único en tres B787.

En febrero Boeing recibió 48 nuevas cancelaciones de compras del B737 MAX

Fue el mismo paso que dio Oman Air, que tenía un pedido de compra de 10 B737 MAX y prefirió reconvertirlo en la adquisición de cuatro B787.

Las tragedias del B737 MAX arrastraron a Boeing a la peor crisis en décadas. Foto: Boeing.

Más compañías prefierente cancelar o reconvertir sus compras del B737 MAX. Foto: Boeing.

A un año del segundo accidente

Estas suspensiones llegan casi un año después del segundo accidente de este modelo lo de pasillo único en cinco meses, que ocurrió el 10 de marzo del año pasado en una aeronave de Ethiopian Airlines. El anterior, el vuelo JT 610 de Lion Air, sucedió el 29 de octubre de 2018.

[Para leer más: El avión estrella de Boeing puede convertirse en un agujero negro]

La sucesión de accidentes, que dejaron un saldo de 346 víctimas, desató una crisis que empezó con la suspensión de vuelos de este avión en todo el mundo, y se profundizó con la cancelación de la fabricación, tomada en diciembre del año pasado.

Nuevos frentes de tormenta

Boeing había depositado sus esperanzas en que los organismos reguladores de EEUU den el visto bueno a las actualizaciones del MAX, pero los meses pasan y la ansiada luz verde no llega.

A esta situación llegó la inesperada crisis del coronavirus, que está derrumbando la venta de billetes y que lleva a una acelerada cancelación de rutas y disminución de frecuencias.

Por la crisis del coronavirus y el derrumbe del petróleo las aerolíneas tendrán menos prisas por comprar el B737 MAX

Según analistas citados por Forbes, este año el tráfico aéreo caerá un 9% por la epidemia, lo que llevará a las aerolínea a posponer sus planes de renovación de flotas.

Un nuevo fallo demora el regreso del B737 MAX a los cielos. Foto: Boeing.

Al veto de volar se les suman la crisis del coronavirus y la caída del precio del petróleo. Foto: Boeing.

En este sentido, se espera que una vez que el B737 MAX pueda volver a volar Boeing pueda entregar 47 unidades al mes entre 2021 y 2022, bastantes menos que las 60 mensuales que pensaba despachar antes del accidente de Etiopía.

[Para leer más: Boeing aparca los B737 MAX en el estacionamiento de empleados]

Además cabe recordar que Boeing tiene aparcados a 400 aviones MAX nuevos que no puede enviar a sus clientes por la prohibición de volar.

Y para colmo, el precio del petróleo se derrumba

Pero además hay un tercer factor que aporta más turbulencias al panorama: la caída del precio del petróleo: el 12 de diciembre el barril cotizaba a 63,05 dólares, y ayer cerró a 31,23 dólares, o sea un derrumbe del 50% en dos meses.

Esto implica que a las aerolíneas les sale más barato operar aviones viejos, que gastan más combustible, por lo que no tendrán tanta urgencia en renovar sus flotas por modelos más eficientes como el B737 MAX.

Impacto en los aviones de doble pasillo

La situación también repercutirá en los modelos de doble pasillo. Por ello Boeing podría recortar aún más la producción del B787 Dreamliner a ocho unidades mensuales (cuando en enero se anunció que se reducirá de 12 a 10 aviones), consideran los analistas de Vertical Research, citados por Forbes.

Y no sería lo único: también se vería obligado a dejar de fabricar el B747 (por ahora solo comprado por compañías de transporte de mercancías) y disminuir la fabricación del B777 y el B767 a 10 unidades mensuales.