La producción del B737 se atasca

La producción de los B737 entra en un cuello de botella en la factoría de Renton, cerca de Seattle.

La producción del B737 se atasca

Boeing ralentiza la fabricación de los B737 por las demoras de sus proveedores

Semanas atrás Boeing festejaba la victoria sobre Airbus en las ventas cerradas en la feria aeronáutica de Farnborough, y días después anunciaba que sus beneficios habían superado por ocho a los de su competidor. Pero las buenas noticias se empañan con los problemas de producción: la fabricación de los B737 se encuentra en un cuello de botella.

Según reveló director financiero y vicepresidente ejecutivo de Desarrollo Greg Smith, la planta de Renton, cerca de Seattle, tiene que ralentizar su producción y debe apartar a los aviones sin finalizar de la cadena de montaje por las demoras de sus proveedores en entregar sus piezas.

Más concretamente, Spirit Aero Systems se está retrasando en la finalización de los fuselajes y General Electric con Safran no llegan a tiempo a proveer los motores Leap para estas aeronaves.

Boeing fabricaba 52 unidades del B737 al mes

Boeing había fabricado 45 unidades del B737 al mes durante el primer semestre, y en junio había aumentado el ritmo de producción a 52 aeronaves, o sea cinco nuevas cada dos días.

“Aquí no puedes tener margen de error. Cuando fabricas 52 aviones al mes, cada día, cada hora cuenta”, dijo Smith.

Boeing tiene más de 40 aviones sin finalizar aparcados fuera de la factoría de Renton, cerca de Seattle

La demora de los proveedores descalabra la cadena de montajes, y Boeing se vio obligado a aparcar 40 aviones a medio terminar alrededor de la factoría de Renton, informa The Seattle Times.

Según reveló un analista de Bank of America Merrill Lynch, los aviones sin terminar que se acumulan en estas instalaciones tienen un valor de mercado que supera los 1.500 millones de euros.

Problemas con la plantilla

El panorama se agrava con los ajustes de plantilla que realizó Boeing en los últimos años, que motivó los retiros voluntarios de cientos de trabajadores con una larga experiencia. Para evitar un colapso de la cadena de producción, la empresa trasladó a operarios de la planta de Puget Sound para poder finalizar los aviones a tiempo.

Boeing sabe que no puede arruinar la reputación del B737, su modelo más exitoso, que aporta la mitad de los ingresos de su división comercial.

Airbus también tiene demoras

Si le sirve de consuelo a Boeing, Airbus tiene problemas similares con sus proveedores.

El consorcio europeo tiene unos 80 A320neo, uno de sus modelos más vendidos, sin terminar por las demoras del fabricante de motores Pratt & Whitney en terminar sus turbinas a tiempo.