Las aerolíneas piden auxilio para evitar otro colapso de vuelos

Viajeros transitan por la terminal 4 del aeropuerto de Barajas al inicio de las vacaciones del mes de agosto. Foto: EFE/FV

Las aerolíneas piden auxilio para evitar otro colapso de vuelos

La Asociación de Líneas Aéreas exige socorro a Fomento y Aena después del colapso veraniego en las terminales españolas

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

23/09/2018 - 13:14h

Fue un verano desastroso para el transporte aéreo en España. Las aerolíneas intentan superar el trauma que vivieron en los últimos meses al mismo tiempo que piden auxilio urgente a Fomento, Aviación Civil, Aena, Enaire y la AESA para evitar que se repita el colapso veraniego en el espacio aéreo español.

El temporal de retrasos y cancelaciones en los vuelos en la mayoría de los aeropuertos europeos, incluidos los españoles, obliga a las compañías a pedir medidas urgentes para que la situación no se vuelva a repetir.

Las demoras debido a la gestión del tráfico aéreo en Europa aumentaron un 60% en un año, y por metereología adversa un 123%, según un informe de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA). La entidad agrega que los retrasos se producen en un 80% en la fase de ruta, y el resto en los aeropuertos.

Las líneas aéreas piden medidas urgentes

La industria analiza con cierta cautela estos datos, a pesar de que el negocio sigue empujado por un viento de cola, aunque a ritmos de crecimiento moderados. La campaña de verano trajo a España a 128 millones de pasajeros desde destinos extranjeros, un 4,1% más que en el verano de 2017.

La red de Aena registró 231.499 movimientos de aeronaves entre enero y agosto de este año, un 4,4% más que en el mismo periodo de 2017. En ese periodo se transportaron también 648.078 toneladas de carga, un 11,5% más que en esos meses de 2017.

En agosto, el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas movió más de 5 millones de pasajeros, un 8,8% más que en agosto de 2017, registrando la mayor cifra para ese mes en la historia.

Pero la puntualidad a la hora de despegar o aterrizar afecta a todo el conjunto de aerolíneas y, si el problema persiste, ALA avisa de que los pasajeros podrían perder el incentivo de volar a destino por la incomodidad de las esperas o cancelaciones en las terminales.

La posición geográfica de España, un inconveniente

Para Javier Gándara, presidente de la asociación, cualquier alteración operativa en el centro de Europa "provoca de forma inevitable" que los vuelos desde o hacia España se vean afectados, dada su posición geográfica.

Por ello se estima que el número aproximado de pasajeros que han sufrido retrasos este verano ascienda a 642.000 personas, frente a las 173.000 de 2017.

En el aeropuerto del Prat de Barcelona, por ejemplo, solo el 56% de los vuelos despegaron o aterrizaron a tiempo. Fue la tercera terminal europea con peores cifras de puntualidad, solo superada por los aeropuertos de Lisboa y Londres Stansted.

ALA exige crear una "Mesa de Alto Nivel" tutelada por Fomento para frenar el fenómeno de los atascos e impulsa la adquisición de más aviones y tripulaciones de reserva, aviones en alquiler, un refuerzo en la atención al cliente y la automatización de procesos de gestión de incidencias.