Qué significan esos códigos de la tarjeta de embarque

Las tarjetas de embarque tienen una serie de letras y números que pocos conocen en profundidad.

Qué significan esos códigos de la tarjeta de embarque

La tarjeta de embarque está llena de letras y números que forman extraños códigos. Esto es lo que significa cada uno

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

13/07/2018 - 19:00h

Vida efímera la de la tarjeta de embarque: en la época en que solo existía en el formato papel era el objeto más valioso del mundo antes de abordar un vuelo. Su pérdida ocasionaba un sinfín de problemas y demoras. Pero una vez que se aterrizaba y se tenía el equipaje en la mano, terminaba sin pena ni gloria en el cubo de la basura.

A menos de que uno esté muy aburrido antes de embarcar, pocos se detienen a estudiar la galimatías de letras y números que configuran los códigos de la tarjeta de embarque. A lo sumo, se le da una mirada a la puerta y el horario, y se pierde todo interés. La fecha y el número de asiento son fáciles de detectar. Pero hay varios elementos para descifrar.

IB 4186

Esta es una de las claves más conocidas. Las dos primeras letras identifican a la compañía aérea y los cuatro dígitos restantes al número de vuelo.

Cada aerolínea cuenta con dos letras que la encuadran en el código IATA: Iberia es IB, Vueling es VY, AA es para American Airlines, KL pertenece a KLM , LH es de Lufthansa, etcétera.

Pero no siempre las letras tienen relación con el nombre de compañía. Por ejemplo, se encuentran QF (Qantas), VS (Virgin Atlantic), FR (Ryanair), SU (Aeroflot) o AY (Finnair).

TPB6D3

Este código es más complicado. Es una combinación de cinco o seis dígitos y letras conocido como número de reserva o registro de nombre de pasajero.

2011 05 22 bp

Este localizador permite rastrear una serie de informaciones registradas como nombre del pasajero, vuelo, aerolínea, fecha, horario, clase de servicio, teléfono de contacto.

Con el aumento de las seguridad en países como EEUU, se agregan datos adicionales como fecha y lugar de nacimiento, género, número de pasaporte y tarjeta de crédito.

Y, Q, J, I…

Una letra suelta, solitaria. ¿Qué significa? Pues representa el tipo de tarifa que se haya pagado. Y, H, M y B son de billetes de clase económica.

También lo son las letras Q, K, L, N, M, S, T, U, V, W y X. Cada una se diferencia de si tuvo o no un descuento, qué porcentaje de millas se reconocen para los pasajeros frecuentes, cuánto tiempo antes del vuelo fue comprada, etcétera.

J, I, C y D significa que el billete pertenece a una clase business, donde también se diferencia si hubo o no un descuento en la compra.

Si en el billete aparecen las letras SSSS, significa que el pasajero tiene que someterse a una nueva revisión de seguridad

E pertenece a la tan de moda premium economy, y la A, como corresponde con la lógica del abecedario, es para quien viaja en primera clase.

4, 3, 2 o 1

No siempre está especificado, pero muchas aerolíneas incluyen este número, y representa el lote en el que se va a embarcar. El que tiene el número más bajo subirá primero al avión. El que tenga un cuatro, que se arme de paciencia. También se reemplaza el número por la palabra Group, y en el mostrador se anuncia qué sector debe estar preparado para entrar.

S/O

Significa Stopover, o sea, escala técnica. Viene muy bien para los vuelos largos en donde uno desea estirar las piernas. A menos que se tenga prisa por llegar a destino, y no queda otra que esperar.

ssss
SSSS, las cuatro letras que nadie quiere ver en su tarjeta.

SPTC

También es una escala técnica, pero que dura varias horas, al punto de que los pasajeros de primera clase tienen derecho a una estancia en hotel. ¿Y el resto? Pues a buscarse la vida.

SSSS

Las cuatro letras que nadie quisiera ver. SSSS significa Selección Secundaria de Supervisión de Seguridad, y quiere decir que el pasajero tendrá que someterse a una nueva revisión por la seguridad del aeropuerto.

Muchas veces es aleatorio pero otras hay algún motivo que despierte suspicacias, como la ausencia de equipaje, o un viaje de ida y vuelta de muchas horas realizado con pocos días de diferencia.

Esta revisión puede durar 10 minutos o un par de horas, con interrogatorio incluido. Todo depende del grado de sospecha que tengan los funcionarios de turno.