Lituania se suma a la fiebre de los mega aeropuertos

El aeropuerto de Vilna, el principal de Lituania, está al límite de su capacidad.

Lituania se suma a la fiebre de los mega aeropuertos

Con sus aeropuertos colapsados, Lituania sigue los pasos de la vecina Polonia y analiza construir un nuevo aeropuerto

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

11/07/2019 - 13:26h

En Lituania, la inesperada saturación de su espacio aéreo lleva a sus autoridades a proponer la construcción de un nuevo aeropuerto, que pueda absorber las operaciones de la capital Vilna y la de Kaunas, la segunda ciudad del país.

Lituania mira de reojo el proyecto de Polonia, que planea edificar un aeropuerto al este de Varsovia que pueda gestionar 100 millones de pasajeros al año.

Ambas naciones tienen una larga historia en común (de hecho formaron una poderosa república entre 1569 y 1795), y el país báltico quiere aprovechar la rápida expansión aérea que su vecino del suroeste proyecta para las próximas décadas.

Aeropuertos saturados

El aeropuerto de Vilna, con 4,9 millones de pasajeros, se encuentra saturado. Y apenas tiene capacidad para gestionar los vuelos de los aviones de fuselaje ancho.

[Para leer más: Polonia construirá el mayor aeropuerto de Europa]

En el 2017 apenas ocho aviones de ese tipo aterrizaron en la terminal báltica. El año pasado lo hicieron 152 aeronaves, con modelos como el A300, A340, el B767 y el B747, la Reina de los Cielos.

“Tenemos muy pocas oportunidades para reaccionar rápidamente ante los cambios. Cuando se construyó el aeropuerto de Vilna no había necesidad de contar con espacios para el estacionamiento y embarque de grandes aviones. Ahora la situación cambió radicalmente”, dijo Dainius Ciuplys, director de la mayor terminal lituana, al diario Baltic Times.

También en Kaunas

El aeropuerto de Kaunas es más modesto, con un millón de pasajeros anuales. Pero su rápido crecimiento está superando sus capacidades: solo en mayo de este año superaron los 100.000 pasajeros.

En el 2017 el aeropuerto de Vilna recibió a ocho aviones de fuselaje ancho. El año pasado llegaron 152 aeronaves de ese tipo

Ryanair es con diferencia la mayor operadora en el aeródromo, y mientras que orienta su tráfico a Gran Bretaña y otros países occidentales, el de Vilna juega a ser un contrapeso de importancia entre los vuelos del Este y el Oeste de Europa.

El lugar ideal

“Los aeropuertos de Lituania están protagonizando un veloz crecimiento de pasajeros en los últimos años. Si la tendencia continúa habrá que construir un nuevo aeropuerto”, dijo el ministro de Transportes Rokas Masiulis.

[Para leer más: Diez reinos secretos’ para perderse]

Si se trata de elegir un lugar, el emplazamiento ideal sería la ciudad de Elektrenai, a mitad de camino entre Vilna y Kaunas, distantes entre sí a 91 kilómetros.

Actualmente el aeropuerto de Vilna proyecta mejorar sus instalaciones mediante una inversión de 60 millones de euros, pero hay planes de ampliar sus capacidades y añadir una terminal adicional y un edificio de varios pisos con más plazas de parking, que llevaría la factura a los 130 millones de euros.

Infraestructuras pendientes

El hipotético aeropuerto de Elektrenai se anunciaría en 2022 y su construcción podría finalizar en 2035. Si bien esta ciudad está bien conectada por la autopista E85, necesitaría contar con una línea de alta velocidad para poder ser competitiva con otras grandes terminales de la región.

El emplazamiento ideal sería la ciudad de Elektrenai, a mitad de camino entre Vilna y Kaunas, la segunda ciudad de Lituania

La idea es que sea una terminal híbrida, operativa por igual a vuelos de compañías tradicionales y de bajo coste.

El proyecto contempla que en vez de competir contra el de Polonia tenga una sinergia que le permita, en todo caso, ser un hub de importancia con los otros países bálticos, así como las regiones cercanas de Rusia, Bielorrusia, Suecia, Finlandia y Polonia.