Air Europa y los pilotos vuelven a tropezar en las negociaciones 'secretas'

Aeronave de Air Europa en el aeropuerto de Paraguay. / EFE

Air Europa y los pilotos vuelven a tropezar en las negociaciones 'secretas'

El sindicato y la empresa no se ponen de acuerdo y la huelga sigue en pie. Hay al menos 600 vuelos comprometidos en plena la operación salida

Equipo Cerodosbé

Barcelona

20/07/2016 - 14:29h

Las negociaciones en tiempo de descuento entre los representantes sindicales de los pilotos y la dirección de Air Europa ha vuelto a fracasar, según ha podido saber Cerodosbé, y la huelga sigue en marcha: del 30 de julio al 2 de agosto, en plena operación salida, habrá al menos 600 vuelos comprometidos de esta compañía.

El presidente de Sepla (Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas), Javier Gómez Barrero, criticó a la dirección de la aerolínea de tener una actitud “poco activa” para resolver el conflicto, y criticó la falta de entusiasmo del titular de la empresa, Juan José Hidalgo, para alcanzar una solución: “nos enfrentamos a una sociedad cien por cien unipersonal”, dijo a EFE.

Los pilotos de Air Europa realizan la huelga en rechazo a la creación de la línea de bajo coste Aeronova, que según los sindicatos, gran parte de la flota Embraer 190 de medio radio está siendo derivada a esta nueva empresa, lo que consideran que les ocasiona un perjuicio profesional, laboral y económico.

El plan B de Air Europa

Desde principios de julio la dirección de Air Europa tiene en carpeta un plan de contingencia para hacer frente a la medida de fuerza. Este contempla cancelar anticipadamente algunos vuelos, e incrementar la flota para garantizar los servicios mínimos. Todavía la aerolínea no lo ha comunicado oficialmente, seguramente a la espera de la aprobación del Ministerio de Fomento.

Air Europa espera, con estas medidas, evitar el caos que Vueling ha protagonizado en El Prat con la cancelación y retrasos de numerosos vuelos hace veinte días. Y no se ejecutarán sólo en los día de huelga, sino en las jornadas posteriores, hasta que la programación pueda absorber a todos los pasajeros que habían comprado sus boletos para esas fechas.

Pero el fantasma de salas abarrotadas de pasajeros malhumorados flota en el aire: los controladores aéreos denuncian la saturación de sus trabajos, que se incrementa con el aumento del tráfico en verano. Y el presidente de Sepla afirmó que las secciones sindicales de Air Nostrum (que pertenece a Iberia) y Norwegian han denunciado que “se están gestionando mal los recursos materiales y profesionales”, lo que puede generar situaciones como las de Vueling.