Niki se suma al cementerio de las low cost

Mostradores vacíos de Niki en el aeropuerto de Viena. EFE

Niki se suma al cementerio de las low cost

La aerolínea de bajo coste Niki se declara insolvente y cancela más de 300 vuelos a España

Niki pone el punto final a un año para olvidar entre las aerolíneas europeas de bajo coste: tras la quiebra de Monarch y Air Berlin, la empresa alemana –filial de esta última- se declaró insolvente cuando Lufthansa comunicó que no seguiría insistiendo en comprarla.

La aerolínea, fundada en 2003 por el excorredor de Fórmula 1 Niki Lauda, sólo tenía una carta para seguir operando y era que Lufthansa cierre su proceso de compra. Pero la Comisión Europea consideraba que tras absorber Air Berlin se crearía una situación monopólica en los cielos del centro de Europa –lo que había sido advertido por Ryanair en su momento-, y rechazó la compra del gigante alemán.

Ya Lufthansa había aceptado renunciar a los derechos de despegue y aterrizaje (slots) de la aerolínea, pero Bruselas seguía con la negativa en la boca. El grupo alemán ha tirado la toalla y ahora enfoca sus cañones a adquirir la línea de vuelos regionales Luftfahrtgesellschaft Walter (LGW).

Más de 300 vuelos cancelados desde España

Al momento de saber que Lufthansa le soltaba la mano, las autoridades de Niki anunciaron su insolvencia y comunicaron que cesan sus operaciones. Al menos 800.000 pasajeros son los afectados.

La suspensión de Niki perjudica a más de 800.000 usuarios

En España se han cancelado un total de 316 vuelos, programados entre este jueves y el miércoles 20 de diciembre. El mayor aeropuerto afectado es Palma de Mallorca, con 114 conexiones suspendidas (que perjudican a más de 6.000 pasajeros), seguidos por los de Gran Canaria con 72, Tenerife Sur con 60, Fuerteventura con 26, Lanzarote con 18, Málaga con 16 y La Palma con 10.

Esta aerolínea se había especializado en viajes a destinos turísticos, sobre todo desde Alemania, Austria y Suiza hacia el sur de España, Grecia y Portugal. La empresa contaba con 21 aviones y una plantilla de 1.000 empleados.

Una esperanza

Pero hay un pequeño rayo de esperanza: Niki Lauda dijo que estaría interesado en volver a comprar la aerolínea que fundó. Y no es el único. "Hay de tres a cuatro partes interesadas en Niki", ha indicado el presidente del sindicato austriaco de Empleados Privados Wolfgang Katzian, en la cadena de televisión 'ORF'.

El canciller en funciones de Austria, Christian Kern, dijo que su gobierno está buscando alternativas para salvar a la aerolínea quebrada y los 1.000 puestos de trabajo. "Estamos hablando con el administrador judicial de la quiebra, también con la Comisión Europea, con potenciales interesados que estamos tratando de motivar (para que compren la empresa)", señaló Kern en Bruselas