O’Leary se niega a admitir a los pilotos bajo la ley española

El consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary, rechaza cambios en su sistema de contratación.

O’Leary se niega a admitir a los pilotos bajo la ley española

El consejero delegado de Ryanair dice que continúan las negociaciones con Sepla, pero rechaza la propuesta de contratarlos bajo la ley española

El consejero delegado de Ryanair, Michael O’Leary, aseguró que las conversaciones con el sindicato de pilotos Sepla siguen adelante, pese a la decisión de los trabajadores de llevar a la aerolínea irlandesa a los tribunales por el conflicto de los ‘falsos autónomos’.

Sin embargo, el directivo reconoció que la mayor parte de las negociaciones está bloqueadas porque "los pilotos españoles insisten en que los contratos tienen que estar sujetos a la ley española".

O’Leary no quiere ni hablar de cambiar su actual sistema de contrataciones, supedidato a la legislación irlandesa. "Nosotros defendemos que somos una aerolínea irlandesa, que nuestros aviones están registrados en Irlanda y que nuestros contratos tienen que estar bajo la ley irlandesa", dijo en un encuentro del lobby de aerolínea A4E, al que pertenece Ryanair.

El reconocimiento, en stand by

El CEO de la aerolínea irlandesa no tiene prisas en reconocer a Sepla como interlocutor. Dijo que no hay una fecha límite para dar ese paso, pero dejó la puerta abierta a que se concrete.

“Ya hemos reconocido a los pilotos italianos y a los británicos y hemos avanzado con los alemanes”, recordó el directivo de la 'low cost', que también dio el reconocimiento a los sindicatos de tripulantes de cabina (TCP) en el Reino Unido e Italia.

Desencuentro por los días de representación laboral

Otro de los factores que llevaron al congelamiento entre pilotos y la empresa fue la negativa de la segunda a conceder a los pilotos ni un solo día para dedicarlos a sus tareas de representación laboral.

"Nuestros contratos tienen que estar bajo la ley irlandesa". O'Leary rechaza que los pilotos y tripulantes estén contratados por la legislación del país donde tienen base

O’Leary reconoció que fue así, y argumentó que los pilotos “están intentando introducir elementos ajenos y que pertenecen a la ley española”.

"La legislación está diseñada para gente con trabajos normales, que trabajan cinco días y tienen dos de libranza. Nuestros pilotos trabajan cinco días y libran cuatro. Si quieren tener tres días de descanso al mes para pensar en asuntos del sindicato, no pueden tener esos cuatro días de libranza", planteó.

Amenaza con los tribunales

El Tribunal de Justicia de la UE  dictaminó en abril de este año que la normativa aplicable al personal de vuelo que trabaja en varios países de la Unión Europea debe ser la del país donde realiza "la parte principal" de su tarea.

Esto abriría la puerta a demandas contra la aerolínea, pero como es propio del estilo de O’Leary, invitó a los sindicatos a que acudan a los tribunales si no están de acuerdo con sus reglas. “Si quieren denunciar, que lo hagan, van a perder, ya ha pasado en Valencia, en Francia y en Alemania", afirmó.