Los empresarios turísticos temen un verano de caos aeroportuario

Las huelgas de controladores franceses ponen en jaque gran parte de los vuelos en España.

Los empresarios turísticos temen un verano de caos aeroportuario

La convocatoria de huelgas en Ryanair, Iberia, Aena y las protestas de los controladores franceses ponen en riesgo la temporada turística

Juan Molas, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), alertó que las huelgas convocadas en el sector aéreo pueden tener un impacto negativo en el turismo. El directivo advirtió que se está en las puertas de  “caos aeroportuario” por estas medidas de fuerza.

En una temporada que se prevé sin grandes crecimientos para el turismo español, la incidencia de las huelgas se perfila como uno de los principales factores de riesgo para el sector.

Huelgas convocadas en julio y agosto

Tanto el personal de Ryanair como los trabajadores de tierra de Iberia en Barcelona-El Prat han hecho públicos sus calendarios de huelgas que, en el caso de la española, tendrán lugar los días 27 y 28 de julio, así como 3 y 4 de agosto. A ellos se suman convocatorias por parte del personal de handling en los aeropuertos de Aena, anunciadas para principios de mes de agosto, y los reiterados paros de los controladores franceses, que jaquean a las operaciones españolas.

Respecto a estos últimos, y dada la dependencia del centro de control aéreo de Marsella, señaló Molas “exigimos al gobierno una negociación para que los aviones que no tienen por destino a Francia puedan volar con total seguridad”.

Durante el acto de presentación de las perspectivas del sector hotelero para la temporada de verano, el presidente de la patronal llegó a poner en cuestión “esta costumbre de convocar huelgas en momentos de utilización masiva de los aeropuertos por la alta demanda vacacional con el objetivo y la excusa de obtener mayor repercusión". Algo que, según Molas "pervierte el objetivo mismo del derecho de huelga".

Si bien afirmó que no consta la anulación de reservas por este motivo, Molas señaló que “hay demasiado en juego en un sector que aporta el 12% del PIB y genera 2,4 millones de empleos”.