¿Por qué hay que subir las persianas al despegar y aterrizar?

La seguridad es la razón más importante por la que hay que tener la ventanilla despejada. Foto: Pxhere.

¿Por qué hay que subir las persianas al despegar y aterrizar?

Aunque el sol moleste a algunos pasajeros, al despegar y aterrizar todas las ventanillas tienen que estar despejadas. Y estas son las razones

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

16/11/2019 - 11:00h

Si uno repasa las instrucciones de seguridad del avión verá que los gráficos indican que las persianas de las ventanillas tienen que estar levantadas. Los tripulantes de cabina, poco antes de aterrizar, se encargan de verificar que ninguna quede cerrada, por más que el pasajero esté fastidiado por la luz del sol.

También se suele anunciar en las instrucciones que los tripulantes brindan antes de despegar, junto con la obligación de tener los respaldos erguidos y las tablas recogidas.

[Para leer más: 20 curiosidades que hacen más seguro un vuelo]

¿Pero por qué hace falta cumplir con esta instrucción? Hay dos motivos. Y el principal está relacionado con la seguridad.

Los dos momentos más críticos de un vuelo

El despegue y el aterrizaje son los momentos más críticos de un vuelo, y en los que se producen la mayoría de los accidentes aéreos.

En caso de un incidente, el avión tiene que evacuarse en un plazo máximo de 90 segundos, no importa si se trata de una aeronave de 110 pasajeros como los A220 o los gigantescos A380 o los B747.

Los pasajeros tienen que estar preparados para poder evacuar el avión en menos de 90 segundos

En esos momentos los tripulantes necesitan, de un golpe de vista, saber cómo se encuentran los pasajeros dentro de la cabina, cuáles asientos están ocupados y cuáles vacíos.

jet lag 15 970x597
Aunque el pasajero tenga sueño tiene que dejar entrar la luz natural al despegar y aterrizar.

Evitar el deslumbramiento

Y los pasajeros tienen que saber reaccionar a tiempo. Si las persianas están bajas, al subirlas el golpe de luz puede deslumbrar unos segundos, y hasta que las pupilas se adaptan a la graduación lumínica se pierde un tiempo valioso.

Por ello, con las ventanillas despejadas todos los pasajeros ya tienen la vista adaptada a la luminosidad de la cabina.

Si bien los pilotos tienen un buen ángulo de visión desde su cabina de vuelo, los ojos de los pasajeros también ayudan.

Al tener las persianas subidas pueden informar si ven una incidencia o saber dónde están los móviles de los bomberos o las ambulancias en caso una evacuación.

Los servicios de emergencia necesitan tener una visión despejada del interior de la cabina.
Los servicios de emergencia necesitan tener una visión despejada del interior de la cabina.

En caso de evacuación

Tener las persianas levantadas también les sirve a los servicios de emergencias para saber cómo está la situación dentro del avión.

[Para leer más: Así es como una aerolínea se prepara para una emergencia]

En caso de que los bomberos necesiten entrar con urgencia en la aeronave pueden llegar al extremo de tener que romper la estructura del fuselaje con hachas y otros elementos cortantes. Tener las ventanillas abiertas les permite contar con buena visión para evitar que haya pasajeros heridos en el procedimiento.

Adaptarse al nuevo horario

El otro motivo, aunque es de menor importancia, está relacionado con la entrada de la luz natural al abrir la persiana. Aunque muchos pasajeros estén durmiendo, la intención es que los cuerpos se adapten al horario del destino y reducir el impacto del jet lag.

Dado que gran parte del viaje se hace con las luces de la cabina encendidas, el pasajero –sobre todo en los vuelos de largo radio- no tiene más percepción del huso horario en que se encuentra que la que ofrece las vistas exteriores, aunque afuera sea de día o de noche.