Qantas da luz verde al vuelo más largo del mundo

Qantas proyecta comprar una docena de A350-1000 para los vuelos más largos del mundo. Foto Qantas.

Qantas da luz verde al vuelo más largo del mundo

El Proyecto Amanecer será realidad en 2023, con vuelos sin escalas desde Sídney a Londres y Nueva York. París y Fráncfort surgen como los próximos destinos

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

14/02/2020 - 13:31h

Qantas está a punto de presentar formalmente el Proyecto Amanecer, el plan para unir los aeropuertos de Sídney y Melbourne con los de Nueva York y Londres, vuelos sin escalas de 18 a 21 horas que serán los más largos del mundo.

Conforme con las pruebas técnicas realizadas hace pocos meses, la aerolínea australiana tiene que terminar de definir dos frentes para tener el proyecto listo.

Los frentes que faltan cerrar

Por un lado, la negociación con Airbus para la compra de una docena de A350-1000, el bimotor más moderno del mundo. La fecha límite para cerrar trato fue fijada para el 31 de marzo.

Qantas quiere sacar adelante el Proyecto Amanecer sea como sea. Si no hay negociación con la unión de pilotos creará un sindicato paralelo

El otro flanco, que es el más complejo, es la negociación con la asociación de pilotos de Australia. Pero Qantas está decidido a sacar el proyecto adelante, “con o sin el apoyo de los sindicatos”, dijeron directivos de la compañía a Executive Traveler.

[Para leer más: Qantas inicia las pruebas del vuelo más largo del mundo]

En caso de no llegar a un acuerdo Qantas baraja negociar individualmente con los pilotos, o en un caso extremo, impulsar la creación de un sindicato a medida, solo formado por tripulantes que participarán del Proyecto Amanecer.

Los pasajeros del vuelo Londres-Sídney realizan ejercicios de estiramientos. Foto: Qantas.

Los pasajeros del vuelo Londres-Sídney realizan ejercicios de estiramientos. Foto: Qantas.

Los vuelos llegarán en 2023

Si Qantas logra llegar a buen puerto con las negociaciones con los pilotos, los maratónicos vuelos sin escalas comenzarán a ser una realidad en la primera mitad del 2023, informo la aerolínea.

Londres y Nueva York son los destinos iniciales, pero en los planes de la compañía del canguro también se encuentran París y Fráncfort en una segunda instancia, y Ciudad del Cabo con Río de Janeiro como otros destinos probables.

La llegada de estos vuelos no eliminarán la conexión de Perth a Londres, operada con B787-9 Dreamliner que Qantas lanzó en marzo del 2018.

Además de Londres y Nueva York, otros destinos para los vuelos de Proyecto Amanecer son París, Fráncfort, Ciudad del Cabo y hasta Rio de Janeiro

La ruta Canguro, que es la conexión entre Australia y los aeropuertos de Europa, se dividirán en tres opciones: el citado vuelo de Perth a la capital británica, el futuro del Proyecto Amanecer con los A350-1000, y la actual ruta de Sídney a Londres con el A380 con escala en Singapur.

qantas primera clase

Qantas proyecta renovar la primera clase para estos vuelos. Foto: Qantas

Vuelos con el sello premium

Los precios de las dos primeras rutas serán más altos, con la aspiración de que un 20% a un 30% del pasaje esté englobado en los servicios Premium.

[Para leer más: Qantas pega el salto sin escalas entre Australia y Londres]

En los A350-1000 se instalarán suites de “súper primer clase”, que superará el lujo y confort de la categoría más exclusiva de la aerolínea. Sin embargo su tamaño será menor a las de los A380.

El vuelo se realizó en un B787-9 Dreamliner. Foto: James D Morgan-Qantas.

Los B787-9 Dreamliner se seguirán usando para la ruta Perth-Londres. Foto: James D Morgan-Qantas.

En la categoría business y económica premium los asientos serán un poco más grandes que los actuales, y se proyecta destinar algunos espacios para crear zonas de relajación y estirar las piernas, vital cuando se habla de vuelos de más de 17 horas.

A bordo también se ofrecerá un servicio de wifi de banda ancha capaz de ver películas en alta definición, y los menús estarán elaborados de manera de que los pasajeros puedan conciliar el sueño y estar activos conforme van atravesando los husos horarios.