La tensión en el Golfo hunde a Qatar Airways en pérdidas

Qatar Airways tuvo un 19% menos de plazas ofertadas por el bloque político en el Golfo.

La tensión en el Golfo hunde a Qatar Airways en pérdidas

Qatar Airways pierde 60 millones de euros y lo adjudica al bloqueo de sus vuelos en el Golfo Pérsico

El bloqueo político de las naciones del Golfo Pérsico contra el gobierno de Catar pasó factura a los resultados de Qatar Airways. La aerolínea del pequeño Estado árabe registró pérdidas por 59,3 millones de euros, cuando en el ejercicio pasado había alcanzado ganancias por 658 millones.

El consejero delegado de la compañía, Akbar Al Baker, responsabilizó a los países vecinos de Catar por la caída de los resultados. El empresario dijo que los registros financieros “reflejan el efecto negativo que el bloqueo ilegal ha tenido en la aerolínea”.

Bloqueo aéreo a Qatar Airways

En concreto, en junio de 2017 Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Egipto prohibieron a Qatar Airways operar en sus países y que sus vuelos crucen su espacio aéreo. Esta medida fue tomada en un conjunto de represalias comerciales al acusar al gobierno de Catar de apoyar a grupos terroristas

En un primer momento el bloqueo sesgó a más de 50 operaciones diarias y perjudicó al 10% de los pasajeros.

Cae un 19% la oferta de asientos

Más de un año después del bloqueo, Qatar Airways revela que tuvo una reducción del 19% en las plazas ofertadas, mientras que el transporte de carga aumentó el 34,4%.

Qatar Airways abrió 24 nuevas rutas, para contrarrestar a las 18 conexiones que cerró por el bloqueo en el Golfo Pérsico

Para esquivar al bloqueo, la compañía de Doha abrió 14 nuevas rutas en el ejercicio fiscal (24 desde el inicio del bloqueo), como a San Francisco, Dublín, Río de Janeiro, Santiago de Chile, Praga y Kiev; que buscaron atenuar el efecto del cierre de 18 conexiones a los países implicados en el conflicto.

Además Qatar firmó con Boeing un acuerdo para adquirir hasta 100 nuevos aviones y ampliar su flota. Fue la primera en recibir el A350-1000 de Airbus en febrero de este año y añadió otros 20 a su cuerpo de aviones, que asciende a 213 aeronaves operativas.

Según la aerolínea, los problemas por la situación política no le impidieron ganar el premio de la "Mejor aerolínea del año" por cuarta vez en diez años. Además obtuvo los reconocimientos a la "Mejor clase business del mundo", "Mejor aerolínea del Medio Oriente" y "Mejor sala vip de primera clase del mundo".

Sigue la expansión en otras aerolíneas

La compañía, que es el primer accionista de IAG (con el 20% de su capital social), registró unos ingresos de explotación de 9.946 millones de euros (+7,2%), mientras que el flujo de caja fue de 3.121 millones de euros.

A pesar de las limitaciones por el conflicto político en el Golfo, la aerolínea catarí continuó ampliando su cartera de inversiones con la compra del 9,94% de Cathay Pacific que elevó posteriormente al 9,99%, así como la adquisición del 49% de AQA Holding, empresa matriz de Meridiana Fly, que fue relanzada como Air Italy en febrero.