Roma se resiste a la liquidación de Alitalia

El gobierno de Conte insiste en que Alitalia tiene que quedar en manos del Estado.

Roma se resiste a la liquidación de Alitalia

El gobierno italiano propone que el Estado conserve un 15% del capital de Alitalia y el resto se reparta entre una empresa pública y un socio privado

El gobierno de Giusseppe Conte se resiste a que Alitalia desaparezca. La nueva propuesta de Roma es que la aerolínea se convierta en una sociedad en la que el Ministerio de Economía posea un 15 % de su capital y el resto esté en manos de la compañía estatal Ferrovie dello Stato y un socio privado.

El vicepresidente y ministro de Desarrollo Económico, Luigi Di Maio, explicó al diario Il Sole 24 Ore que la idea del Ejecutivo es crear "una nueva sociedad con una dotación inicial de entre 1.500 y 2.000 millones de euros".

La participación del 15% se inspira en el modelo de la aerolínea francesa Air France-KLM, en la que el Estado francés posee un 14,3 % del capital social.

Los ferrocarriles estatales participarían en Alitalia

El resto estaría controlado por Ferrovie dello Stato, empresa participada al 100 % por el Estado italiano, y por otro "importante socio industrial internacional" privado, del que no facilitó detalles. Los medios italianos barajan que podrían ser China Eastern o Delta Airlines quien se sume a la iniciativa.

Se trata de la enésima idea que busca otorgar un futuro a una compañía que un día fue la aerolínea de bandera de Italia, pero que desde hace veinte años es un pozo sin fondo y un lastre para el país, por las pérdidas que genera.

La participación estatal sería de un 15%, inspirada en el modelo de Air France-KLM

Alitalia, sin beneficios desde 2002, recurrió al Estado en mayo de 2017 para evitar su quiebra y pasó a estar gestionada por tres administradores concursales.

En este tiempo, estos tres gestores han buscado a un posible comprador de la totalidad o de parte del negocio, y aerolíneas como la alemana Lufthansa o la británica Easyjet habían mostrado interés públicamente, aunque sus ofertas no trascendieron.

Rechazo del nuevo gobierno italiano

En este proceso, el gobierno del Partido Demócrata entregó a la compañía un préstamo de 900 millones de euros para garantizar su operatividad, que la Comisión Europea investiga para determinar si fue una ayuda de Estado ilegal y si cumple con las normativa europea sobre apoyos a empresas en dificultades.

El gobierno italiano adelanta que el 31 de octubre comunicará la decisión final sobre Alitalia

El nuevo Ejecutivo, formado por el antisistema Movimiento Cinco Estrellas y la ultraderechista Liga Norte, se niegan a traspasarla a una compañía extranjera porque consideran que sería "malvender" esta empresa, que arrastra problemas económicos desde hace tiempo y que ya estuvo bajo administración concursal en 2008.

El tres semanas llega la decisión

Di Maio mantuvo hoy una reunión con los sindicatos y a su salida dijo a los medios que antes del 31 de octubre habrá una propuesta de interés vinculante, o al menos seria y concreta.

La nueva sociedad, subrayó, deberá "deshacerse de todo lo que hasta ahora no ha funcionado" y los trabajadores no verán peligrar sus puestos de trabajo.

El ministro del Interior Matteo Salvini celebró esta iniciativa para Alitalia. Dijo que la compañía debe ser "más competitiva y eficiente" y que "no se venderá a compañías extranjeras".