Ryanair aumentará sus tarifas en el verano

Michael O'Leary, consejero delegado de Ryanair. La aerolínea tiene que ajustar sus tarifas para afrontar el incremento en los gastos.

Ryanair aumentará sus tarifas en el verano

Ryanair prevé incrementar un 4% el precio de sus billetes para los próximos meses debido al aumento del petróleo y los costes laborales

Los beneficios de Ryanair podrían descender un 14% para el próximo ejercicio fiscal, que cerrará en marzo de 2019. Entre las razones por este descenso estarían el incremento del precio del petróleo, así como los mayores gastos laborales y los planes de expansión de la low cost.

En el último cierre, la irlandesa había logrado ganancias por 1.450 millones de euros (+10%). Y para recuperar esos números, tiene en carpeta aumentar sus tarifas para este verano.

Problemas laborales

Tras la ola de cancelaciones por la desorganización del organigrama Ryanair tuvo que afrontar las primeras huelgas de su historia, aunque otras medidas de fuerza las pudo desactivar in extremis en las Navidades del año pasado.

El último frente que afronta la compañía es el reclamo de diversos sindicatos de tripulantes de cabina europeos, que amenazan con movilizaciones y huelgas para el verano.

La compañía prevé un incremento de 200 millones de euros adicionales en los próximos años para contratar más personal pero también para atender a los reclamos de su plantilla.

¿Fin de las tarifas low cost?

Una de las alternativas que baraja la empresa para afrontar este incremento de los costes, así como la subida del combustible, es aumentar las tarifas un 4% para su segundo trimestre fiscal, que va desde julio a septiembre, precisamente la época de mayor demanda de pasajes por las vacaciones de verano.

En el último ejercicio fiscal, la tarifa media de Ryanair había descendido un 3%, hasta situarse en los 39,40 euros.

El dilema del petróleo

Ryanair, como cualquier otra aerolínea, sigue con atención la evolución del precio del petróleo. El índice Brent se encuentra en los 80 dólares, y para los próximos doce meses se espera que suba un 48,6%, o sea que podría rozar los 120 dólares (103 euros).

Kenny Jacobs, director de marketing de Ryanair, dijo que el aumento del combustible llevaría a la quiebra a las aerolíneas de bajo coste que no puedan resistir este incremento.

Ya en los últimos dos años varias aerolíneas quedaron en el camino, como Monarch, Air Berlin y sus filiales como Niki; en tanto que Alitalia está en proceso de venta tras haber tenido que ser rescatada por el gobierno italiano por 900 millones de euros.