Ryanair cierra bases en invierno (y los pilotos montan en cólera)

Ryanair decide cerrar la base holandesa de Eindhoven durante el invierno.

Ryanair cierra bases en invierno (y los pilotos montan en cólera)

Ryanair cierra dos bases en Alemania y los Países Bajos. Los pilotos europeos lo califican como “una declaración de guerra”

La conflictividad laboral en Ryanair lleva a que cada acción de la aerolínea sea tomada con lupa por los sindicatos, que aprovechan para expresar sus reivindicaciones salariales y laborales. El último capítulo fue el cierre de dos bases en Alemania y los Países Bajos, que la Asociación Europea de Pilotos (ECA) calificó como “un acto de guerra”.

Es común que las aerolíneas, sobre todo las de bajo coste, reduzcan la operatividad de algunas bases y cancelen rutas en invierno, sobre todo aquellas que no son redituables fuera de la temporada alta.

Para los sindicatos las relaciones con Ryanair se agravan

Ryanair decidió cerrar las bases de Eindhoven (Holanda) y Bremen (Alemania), así como reducir el tamaño de la de Niederrhein (Alemania), lo que significa una reducción del 1% de su oferta de vuelos para este invierno.

Tras cada huelga los directivos de Ryanair afirman que si peligra el modelo de negocio deberán cerrar bases y cancelar rutas

Para la ECA esta decisión "exacerbará el reciente deterioro" de la relación entre la compañía y su personal de cabina, que en los últimos meses ha recurrido a varias huelgas para pedir mejoras en su situación laboral (y que no descarta realizar nuevas medidas de fuerza para Navidad).

Ryanair prevé menos beneficios

El sindicato pidió a la empresa que "cambie su enfoque confrontacional" y consideró que "emprender acciones para forzar a los pilotos y el personal de cabina a trasladarse o perder su trabajo e ingresos no es lo que se necesita para construir confianza y una base de negociación sólida".

El 1 de octubre Ryanair rebajó el 12 % su previsión de beneficios para este año fiscal, que comenzó el 31 de marzo, como consecuencia de las huelgas de su plantilla, los mayores costes por indemnizaciones a clientes y el encarecimiento del petróleo.

Ajuste en Irlanda

En otras oportunidades Ryanair había respondido a las huelgas con anuncios de reducciones de sus operaciones. Cuando los pilotos irlandeses realizaron su tercer huelga la compañía anunció que durante el invierno reducirá su flota en esta base un 20%, al desplazar 14 aviones (de un total de 30) a Polonia. Esto implicará el despido o traslado de 300 empleados, entre 100 pilotos y 200 tripulantes.

Luego de cada paro de sus trabajadores, sus directivos como el consejero delegado Michael O’Leary y su director de marketing Kenny Jacobs advierten que las medidas de fuerza socavan el modelo de negocio y replantean la necesidad de recortar rutas si hay menores ingresos

“Estas huelgas reiteradas e innecesarias están dañando el negocio de Ryanair y la confianza de nuestros consumidores en un momento en el que los precios del petróleo están subiendo con fuerza", advirtió Jacobs tras la primera huelga de tripulantes en septiembre.