Ryanair se pone los guantes de boxeo

Las líneas de bajo coste han contribuido a reducir la brecha entre viajeros del AVE y del avión

Ryanair se pone los guantes de boxeo

Ryanair rechaza pagar indemnizaciones por la huelga en España, y bajara despidos en Irlanda tras tres jornadas de paros

El primer día de huelga en Ryanair se cumple sin mayores incidentes. A los 200 vuelos cancelados en España se agregaron una veintena más por la suspensión de 134 operaciones desde Italia, y los sindicatos mantienen los servicios mínimos decretados por Fomento.

Sin embargo en paralelo la aerolínea endurece su política laboral y anunció que cumplirá con su amenaza de despedir empleados o reducir las operaciones de una base si hacen huelga.

Posibles despidos en Irlanda

Si proseguían las medida de fuerza, había advertido Michael O’Leary, la aerolínea tendría que reprogramar el calendario de vuelos en el invierno, con una posible reducción de algunas bases y pérdida de trabajos “en mercados en donde algunos empleados interfieren en nuestras negociaciones con nuestro personal y los sindicatos”.

Es lo que sucede en Irlanda: tras el tercer paro de los pilotos en Dublín, Ryanair anunció que durante el invierno reducirá su flota en esta base un 20%, al desplazar 14 aviones (de un total de 30) a Polonia. Esto implicará el despido o traslado de 300 empleados, entre 100 pilotos y 200 tripulantes.

Los pilotos de la base irlandesa enseguida anunciaron que realizarán una cuarta jornada de paro el 3 de agosto, en protesta por lo que consideran como “una provocación” por parte de la aerolínea.

Tensiones entre Ryanair y los TCP

La tensión laboral llegó hasta el mismo día de la huelga. Mientras que los directivos negociaban con los sindicatos, los tripulantes que no fueron incluidos en los servicios mínimos recibieron comunicaciones de la empresa que les recordaban que debían estar de guardia para volar en caso de que la empresa lo solicite.

Ryanair argumenta que no pagará indemnizaciones porque las huelgas son circunstancias extraordinarias que no están bajo su control

Según los sindicatos USO y Sitcpla, la empresa envió alrededor de 500 correos a sus empleados o a las agencias de colocación Workforce y Crewlink para instar a los trabajadores a que concurran al aeropuerto bajo la amenaza de sanciones.

Italia se sumó a las huelgas

El primer día de huelga en España se realizó en simultáneo con los trabajadores de Portugal y Bélgica. Y también se sumaron los tripulantes de Italia, lo que tomó a Ryanair por sorpresa –pese a que habían anunciado su intención de realizar el paro-, lo que derivó en la cancelación de 134 vuelos en ese país, entre ellos 22 con origen o destino a España.

Polémica por las indemnizaciones

Ryanair precisó en varias oportunidades que ha podido recolocar a todos los pasajeros afectados (unos 50.000 cada día solo en España), y que pudo compensar con el reintegro del billete a los usuarios que decidieron cancelar su vuelo.

El anuncio llega por la polémica que lleva varios días entre la aerolínea y la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (dependiente del Ministerio de Fomento), por la negativa de la compañía a pagar indemnizaciones por las cancelaciones.

Según la ley, la compañía que cancele un vuelo estará obligada a compensar con 250 a 600 euros –depende del trayecto-. Además deberá hacerse cargo del hotel y manutención del pasajero en caso de que tenga que pasar la noche para poder volar otro día.

Ryanair anunció que puede haber despidos en la base que haga huelgas. Y anuncia la reducción del 20% de la flota en Dublín

El organismo recordó que esta ley se debe cumplir cuando se anuncia las cancelaciones con menos de 15 días de anticipación, y Ryanair se contactó con los pasajeros afectados el 18 de julio, siete días antes de las huelgas.

Ryanair se desvincula de de su personal

La compañía irlandesa esgrime que la directiva EU261 de compensaciones no se aplica en este caso porque las huelga son “circunstancias extraordinarias que están fuera de control de Ryanair”.

Aesa rechaza este argumento: si los que realizan la huelga son los tripulantes de cabina, que es personal de la compañía, no hay ninguna circunstancia extraordinaria de por medio. Y Ryanair debe asumir las compensaciones que surjan.

Según la empresa de gestión de reclamaciones Skycop, Ryanair podría afrontar reclamaciones por 20 millones de euros sólo por las huelgas de julio.