Ryanair cede ante la rebelión de sus pilotos

Ryanair trata de frenar las ola de huelgas que paralizarían parte de la aerolínea a fines de diciembre.

Ryanair cede ante la rebelión de sus pilotos

Ryanair acepta reconocer a los sindicatos como interlocutores para evitar la ola de huelgas en Navidades

Esta vez Ryanair evitó el choque de trenes y aceptó una de las principales exigencias de los pilotos que amenazaban con paralizar la aerolínea en las fiestas navideñas: reconocer a los sindicatos como interlocutores de los tripulantes.

En sus 32 años de vida, y sobre todo en las dos décadas que lleva Michael O’Leary al frente de la aerolínea irlandesa, la política de la empresa ha sido la de ignorar a los sindicatos y negociar los conflictos laborales con el comité de empresa de cada base por separado.

Según informó la compañía en un comunicado, Ryanair ha escrito a los sindicatos de pilotos en Irlanda, el Reino Unido, Alemania, Italia, España y Portugal invitando a cada uno de ellos a las conversaciones para reconocerlos como el cuerpo representativo de los pilotos en Ryanair en cada uno de estos países.

Ryanair advirtió que no negociará con sindicatos que estén influenciados por otras aerolíneas, en clara alusión a Aer Lingus

En Italia, la huelga se iba a realizar coincidiendo con el paro de controladores en todo el espacio aéreo transalpino, por lo que los vuelos serán perjudicados más allá de que se levante la medida de fuerza.

En el caso de España, el problema también se centra con los trabajadores de tierra, que además del reconocimiento de los sindicatos, también plantean varias reclamaciones salariales y laborales, como la gestión de las horas extras.

Advertencia de Ryanair

Pero la nueva política de Ryanair llega con una advertencia: anunció que “no se comprometerá con los pilotos que vuelan para las aerolíneas competidoras en Irlanda o en otro lugar".

Este aviso llega porque la cúpula de Ryanair había acusado a los pilotos de la base de Dublín de estar influenciados por presiones de Aer Lingus para perjudicar a la operatividad de su competidora.

Como contrapartida del reconocimiento, Ryanair llamó a los sindicatos de pilotos de suspender las huelgas programadas para el 20 de diciembre "para que los clientes puedan esperar viajar a casa por Navidad sin amenazas o preocupaciones (ante una huelga)".

Reconocimientos

Los pilotos de Irlanda, así como los de las otras bases, pedían que las condiciones laborales se negociaran a través del Consejo Representativo de Empleados Europeos (EERC), entidad que era ignorada por Ryanair. La empresa prefería tratar con el Consejo Representativo de Empleados en cada una de sus 87 bases.

Tras los errores de programación que obligaron a Ryanair a cancelar más de 20.000 vuelos hasta marzo, la aerolínea ofreció aumentos de salarios de hasta un 20% a sus pilotos, estrategia que le sirvió para evitar el éxodo de tripulantes a otras aerolíneas como Norwegian.