Ryanair afronta una tormenta de huelgas este verano

Para el verano los pilotos y tripulantes de Ryanair anuncian huelgas en España, Reino Unido y Portugal. EFE

Ryanair afronta una tormenta de huelgas este verano

Los tripulantes de cabina de España irán a la huelga en septiembre. También anuncian paros los empleados del Reino Unido, Portugal y quizás, de Irlanda

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

08/08/2019 - 11:02h

Se anticipa un verano agitado para los pasajeros de Ryanair. Los tripulantes y pilotos de diferentes bases europeas, entre ellas de España, realizarán huelgas durante agosto y septiembre.

Los sindicatos de tripulantes de cabina Sitcpla y USO anunciaron que realizarán una huelga en septiembre tras conocer que Ryanair plantea cerrar las bases de Gran Canaria-Las Palmas y Tenerife Sur para el próximo 8 de enero, y la de Girona, que no tiene fecha prevista para su partida.

Ryanair anunció a los sindicatos que piensa cerrar la base de Girona, donde opera el 71% del total de vuelos

La empresa y los sindicatos se habían reunido este miércoles en la mesa de negociación para hablar del primer convenio colectivo de la aerolínea irlandesa, pero ante "el comportamiento abusivo de esta compañía" y "las amenazas de cierre" los sindicatos han llamado a la huelga, según han explicado en un comunicado.

Impacto en Girona

Si se concretan estos cierres, para el aeropuerto de Girona significaría un golpe casi mortal: el 71,6% de los vuelos que opera son de Ryanair, que ofrece una alternativa económica a los pasajeros que llegan a Cataluña.

En cuanto a la terminal de Tenerife Sur, Ryanair capitaliza el 21,2% del total de vuelos, y en el de Gran Canaria-Las Palmas, opera el 10,8% del tráfico aéreo.

Anuncios de despidos

La semana pasada la dirección de Ryanair había anunciado su intención de recortar su plantilla en 500 pilotos y 400 tripulantes.

Las razones que esgrime la compañía es por la pérdida de beneficios (que en el último trimestre fueron de – 21%) por el impacto del ‘brexit’, el encarecimiento del combustible y el retraso en la entrega de los Boeing B737 MAX.

[Para leer más: Los sindicatos europeos quieren que Ryanair no sea Ryanair]

Los sindicatos desconfían de estos argumentos. Sitcpla y USO aseguran que Ryanair es una empresa en "constante aumento de beneficios" y además "se encuentra en pleno proceso de reclutamiento de personal".

Ante estos anuncios los pilotos españoles del sindicato Sepla votarán si realizarán movilizaciones, con medidas entre las que se incluye una huelga. 

Este sindicato señaló que "no está dispuesto a aceptar que se produzcan despidos como producto a una nefasta gestión por parte de Ryanair".

Huelga en el Reino Unido

Otra huelga en el horizonte de Ryanair es la de los pilotos británicos agrupados en el sindicato Balpa. Los paros los realizarán a partir del 22 de agosto por 48 horas y desde el 2 al 4 de septiembre habrá una medida de fuerza de 72 horas.

El 80% de los pilotos afiliados a Balpa votaron a favor de la medida de fuerza, pero Ryanair minimiza su impacto: la aerolínea asegura que esta huelga alcanza solo al 30% de sus tripulantes de vuelo, de los que la mitad son miembros de la central.

En Portugal los tripulantes de cabina convocaron a una huelga de cinco jornadas a partir del 21 de agosto

“Esta acción de Balpa no tiene mandato sobre los pilotos de Ryanair”, afirmó la aerolínea, que criticó que la medida se tome 10 semanas antes del ‘brexit’, y que causará un perjuicio innecesario a los planes de vacaciones de sus pasajeros.

En Irlanda y Portugal

Pero hay más: en Irlanda, el sindicato de pilotos Forsa-Ialpa realizará una votación este viernes para decidir si van a la huelga, aún sin fecha a la vista.

En Portugal los tripulantes de cabina agrupados en Snpvac iniciarán el 21 de agosto una huelga de cinco días.

[Para leer más: Ryanair reconoce a un sindicato por primera vez en su historia]

Los motivos son –afirman- que Ryanair no cumplió con el acuerdo firmado en noviembre que incluye vacaciones pagas, 22 días de descanso por cada año trabajado y que los contratos se firmen bajo las leyes laborales portuguesas.

La conflictividad en Portugal se incrementa tras el anuncio de Ryanair de cerrar su base en el aeropuerto de Faro, al sur del País, lo que implicará la pérdida de 120 puestos de trabajo.